Acceso directo al contenido

Cirugía de la ptosis parpebral

Imprimir
Etiquetas:
  • fig6

Cirugía de la ptosis congénita infantil

Elección del momento de la intervención

En el caso de los niños, se valorará la urgencia de la intervención, en función de las posibles secuelas. En caso de riesgo de ambliopía, conviene realizar la corrección quirúrgica lo antes posible. Si este riesgo no existe, se recomienda intervenir alrededor de los 5 años de edad.

Tipo de anestesia utilizada

La anestesia utilizada será general.

Técnica utilizada

  • Resección del músculo elevador

Se utiliza cuando el músculo elevador desempeña, aunque sea parcialmente, su función.

Consiste en acortar dicho músculo, facilitándole su función de elevación del márgen parpebral.

  • Cirugía de ptosis con suspensión del frontal

Se utiliza cuando el músculo elevador no desempeña su función o lo hace muy pobremente.

Consiste en derivar al músculo frontal la función que no realiza el elevador, de forma que eleve el párpado, además de la ceja. Ello se consigue mediante el injerto de bandas no extensibles.

 

Cirugía de la ptosis adquirida en adultos

Elección del momento de la intervención

En el caso de los adultos, la decisión de intervenir dependerá del grado de molestia o incapacidad visual que el problema genere al paciente. Generalmente, se hace coincidir con una blefaroplastia.

Tipo de anestesia utilizada

La anestesia utilizada será local con sedación.

Técnica utilizada

Varía en función de la causa de la ptosis y el grado de movilidad del músculo elevador del párpado.

  • Reinserción de la aponeurosis del músculo elevador

Se utiliza en la mayoría de casos, en los que el músculo se ha distendido pero conserva su función. Consiste en tensar el tendón del músculo elevador del párpado, accediendo al mismo a través de una pequeña incisión en el pliegue del párpado que, una vez cicatrizada, no se aprecia. En un porcentaje muy bajo de casos es necesario algún retoque posterior.

  • Conjuntivo-Müllerectomía

Se utiliza en ptosis leves, cuando el párpado tan sólo se descuelga un par de mm). Consiste en la resección de conjuntiva y músculo de Müller y permite calcular muy bien la altura final del párpado, no requiriendo retoques posteriores. Se realiza por el reverso del párpado y no deja cicatriz porque no se toca la piel del mismo. 

  • Resección del músculo elevador

Se utiliza cuando el músculo elevador del párpado conserva su función, pese a que no la ejerza con suficiente eficacia. Es el caso de la ptosis congénita en niños. Es parecida a la primera intervención pero, en este caso, en lugar de actuar sobre el tendón, se hace directamente sobre el músculo para corregir su elevación y movilidad.

  • Técnicas de suspensión frontal

Se utiliza cuando el párpado no se puede abrir debido a que el músculo elevador apenas realiza su función. Mediante esta técnica se deriva la función de elevar el párpado a la ceja, de modo que, el paciente consiga poder abrir los ojos cuando eleve las cejas. A tal fin, se insertan, unas bandas de material no extensible que unen la ceja con el párpado del lado afectado.

 

Contenidos relacionados

Noticias relacionadas

Te puede interesar