Acceso directo al contenido

Síndrome de Sjögren

Imprimir

El síndrome de Sjögren es una enfermedad crónica autoinmune de carácter inflamatorio y de origen desconocido. Se caracteriza por la sequedad de mucosas debida a la disminución o ausencia de secreciones glandulares. El sistema inmunitario del cuerpo, destinado a defendernos de las agresiones externas, reacciona contra si mismo produciendo anticuerpos que destruyen los tejidos de las glándulas a los que no reconoce como propios.

Etiquetas:
Especialidades:
  • Promoción cirugía refractiva

¿Qué es el Síndrome de Sjögren?

Es una enfermedad crónica autoinmune de carácter inflamatorio y de origen desconocido. Se caracteriza por la sequedad de mucosas debida a la disminución o ausencia de secreciones glandulares. El sistema inmunitario del cuerpo, destinado a defendernos de las agresiones externas, reacciona contra si mismo produciendo anticuerpos que destruyen los tejidos de las glándulas a los que no reconoce como propios.

¿Qué tipos de Síndrome de Sjögren existen?

  • Síndrome de Sjögren Primario. Aparece sin la presencia de otra enfermedad autoinmune asociada.
  • Síndrome de Sjögren Secundario. Aparece asociado a otra enfermedad autoinmune como pueden ser lupus eritematoso sistémico, artritis reumatoide, esclerodermia, dermato-polimiositis o la enfermedad mixta del tejido conectivo.

¿Cuáles son las causas del Síndrome de Sjögren?

Su origen es desconocido, pero se cree que puede ser multifactorial (hormonal, genético o alteraciones inmunes, entre otros).

¿Quién desarrolla con más frecuencia el Síndrome de Sjögren?

Puede aparecer en todas las edades y en ambos sexos, aunque es más frecuente en las mujeres que en los hombres. La mayor incidencia se da a partir de los 40 años.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes en el Síndrome de Sjögren?

  • Sequedad ocular, sensación de quemazón, arenilla, dolor en los ojos y visión borrosa.
  • Sequedad oral, dificultad para masticar y tragar, dificultad para hablar y aumento de caries e infecciones en la boca.
  • Fatiga debilitante, cansancio generalizado, dolores articulares.

Otras manifestaciones pueden ser:

  • Sequedad de piel.
  • Sequedad vaginal.
  • Afectaciones digestivas.
  • Alteraciones en el sueño.
  • Síntomas de tipo depresivo.

Los síntomas varían de unos pacientes a otros, pudiendo llegar a ser muy graves en algunos casos. Su evolución a brotes puede afectar la calidad de vida del enfermo.

El Síndrome de Sjögren puede afectar también a otros órganos internos como son los pulmones, riñones, hígado, sistema nervioso central, tiroides y con menos frecuencia a los ganglios linfáticos.

¿Cómo puedo sospechar que padezco el Síndrome de Sjögren?

Si la respuesta a varias de las siguientes preguntas es afirmativa, le recomendamos que acuda a su médico para ser evaluado.

  • ¿Ha tenido o tiene la sensación de ojo seco en los últimos 3 meses?
  • ¿Tiene sensación de arenilla en los ojos?
  • ¿Sus ojos son muy sensibles a la luz?
  • ¿Tiene dificultad para tragar los alimentos?
  • ¿Su voz es ronca?
  • ¿Tiene la lengua agrietada y dolorida?
  • ¿Ha experimentado un aumento de caries?
  • ¿Ha notado cambios en el sentido del gusto o del olfato?
  • ¿Ha tenido o tiene hinchazón alrededor de la mandíbula y los oídos?
  • ¿Siente cansancio sin causa aparente?
  • ¿Padece usted artritis reumatoide, lupus, esclerodermia u otra enfermedad de origen autoinmune?

¿A qué especialista debo dirigirme para el diagnóstico y posterior seguimiento de la enfermedad?

El médico que puede diagnosticar y controlar al paciente, es el especialista en Reumatología o Medicina Interna con experiencia clínica en el Síndrome de Sjögren. El Oftalmólogo, Estomatólogo y Otorrinolaringólogo, entre otros, puede intervenir en el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad desde una doble vertiente:

  • Detectando la patología y remitiendo al paciente al especialista en Reumatología o Medicina Interna.
  • Controlando al paciente en su área terapéutica específica.

¿Cómo se trata el Síndrome de Sjögren?

Al no existir un tratamiento curativo de la enfermedad, las medidas paliativas serán de importante ayuda. El primer paso serán las medidas ambientales, cuidando el entorno donde vive el paciente.

Existen múltiples sustitutivos de la saliva y lágrimas artificiales que disminuyen y alivian los síntomas de sequedad oral y ocular. La Pilocarpina Clorhidrato se muestra eficaz en muchos pacientes ya que estimula la secreción de las glándulas salivales y lagrimales, evitando las complicaciones provocadas por la falta de estos fluidos y pudiendo mejorar así la calidad de vida del enfermo. Le recomendamos consulte con su médico.

Para tratar otros síntomas del Síndrome de Sjögren pueden ser necesarios otros tratamientos como antiinflamatorios, antipalúdicos, corticoides, etc.

Consejos útiles para pacientes con Síndrome de Sjögren

Medidas básicas que le ayudarán en su tratamiento:

  • Las visitas de control al especialista en Reumatología o Medicina Interna que le esté tratando deberían tener una periodicidad semestral.
  • Las visitas periódicas al Estomatólogo y al Oftalmólogo cada 6 meses garantizarán el buen control de boca y ojos.
  • Se deben evitar los ambientes secos y excesivamente polucionados, el aire acondicionado, los ventiladores, la calefacción por aire, lugares con viento y polvo y el humo del tabaco, entre otros.
  • Algunos fármacos pueden agravar los síntomas de sequedad. Su médico le indicará cuáles son los más indicados para usted.
  • Son recomendables el uso de humidificadores por las noches y gafas protectoras para los ojos durante el día.
  • Mantener la boca húmeda bebiendo con frecuencia agua a pequeños sorbos durante todo el día.
  • Evitar el consumo de alcohol. Tampoco son recomendables las bebidas que contengan cafeína.
  • Evitar los alimentos secos, pegajosos y azucarados.
  • Después de cada comida, cepillarse los dientes cuidadosamente con un cepillo suave.
  • Utilizar hilo dental por lo menos una vez al día.
  • El uso de enjuagues bucales es eficaz para evitar infecciones.
  • Se recomienda el uso de hidratantes naturales en los labios.
  • Evitar los baños y las duchas demasiado calientes, frecuentes o de larga duración.
  • Para la higiene personal, utilice jabón neutro no detergente, seguido de aceites e hidratantes naturales, aplicados cuando la piel aún se encuentra húmeda.
  • No son recomendables los hidromasajes.
  • El reposo o el descanso diario de unos minutos al día es beneficioso para sus ojos y para su salud mental.

Contenidos relacionados

Te puede interesar