Acceso directo al contenido

El Dr. Costa Vila habla sobre operaciones de cataratas en "Salud y calidad de vida"

Imprimir

10/02/2012

La catarata es una patología asociada a la edad, la alteración ocular más frecuente a partir de los 60 años. El único tratamiento posible y eficaz actualmente es la cirugía.

  • Dr. Costa Vila

En los últimos años la cirugía de cataratas ha cambiado en muchos aspectos. El Dr. Jesús Costa Vila, del Servicio de Oftalmología de Clínica Diagonal, nos pone al día en esta entrevista realizada por Ricardo Aparicio en el programa “Salud y calidad de vida” de Punto Radio.

R. Aparicio: La catarata es una patología asociada a la edad, la alteración ocular más frecuente a partir de los 60 años. El único tratamiento posible y eficaz actualmente es la cirugía.

Doctor Costa, ¿cuáles son los primeros síntomas de las cataratas?

Dr. Costa Vila: Existen 2 criterios, en el más antiguo, la gente va viendo muy mal hasta que acuden al médico. Ahora se diagnostica antes. Los primeros síntomas de que se está desarrollando una catarata son: problemas de calidad de visión, deslumbramiento por el sol, dificultades por la noche al noche, dificultades al entrar y salir de un túnel conduciendo, dificultades a la hora de leer...

R: Los oftalmólogos han cambiado mucho la manera de atacar la catarata. Hasta hace poco era “No, no, esperemos que madure bien”, hasta que prácticamente no veías nada. Ahora ha cambiado el enfoque y la catarata se opera mucho antes.

Dr. Costa: La catarata prácticamente será una patología a "extinguir", dado que con la cirugía de la presbicia, hay un gran aumento de cirugías previas del cristalino antes de que llegue la catarata: se está combinando la cirugía de la presbicia (o vista cansada) con la cirugía de la catarata.

R: En la cirugía de las cataratas se coloca una lente intraocular...

Dr. Costa: Afortunadamente, tenemos láseres para todo. Se han modificado un poquito para que podamos quitar la miopía, hipermetropía y astigmatismo.

El cristalino se va deteriorando con el tiempo, y lo sustituimos por diferentes de lentes intraoculares.

Cuando comenzaron estas lentes, hace unos 10 años, había de un solo tipo. Eso nos permitía operar a 2 de cada 10 pacientes. Actualmente hay unos 12 tipos de lentes, que nos permiten operar al 70% de la población. Queda un 30% de la población que tampoco tiene que desesperar, puesto que prácticamente cada día van apareciendo novedades.

R: Yo, a mis 52 años, con mi miopía y mi vista cansada, ahora me opera usted y me dice “Le voy a hacer un tres en uno: miopía, presbicia y te elimino la catarata para cuando la tuvieras”.

Dr. Costa: Efectivamente. Primero de todo hay que averiguar en qué trabaja la persona. Por ejemplo, si trabajas todo el día con el ordenador, o en la joyería, actividades en las que la visión cercana es muy importante, habrá que valorar de tu actividad diaria, cuántas horas estás viendo de lejos o de cerca. Por eso no aconsejamos operar a un paciente de 50 años de cirugía de la miopía (o hipermetropía o astigmatismo) con láser. Ahí la cirugía endoocular con lentes multifocales es una cirugía adecuada a partir de los 48-50 años, porque matas tres pájaros de un tiro: le quitas el defecto refractivo, mejoras la visión de cerca y evitas que padezca una catarata más adelante.

R: ¿Qué es lo que se conoce popularmente como “faco” (facoemulsificación)?

Dr. Costa: La facoemulsificación comenzó aproximadamente en los 80. La primera de ellas fue en Boston. Los aparatos entonces tenían un tamaño monstruoso. Lo que hacía era destruir la catarata en la cámara anterior. Desde entonces hasta hoy ha habido grandes cambios.

La edad ideal de un oftalmólogo son 50 años: con 50 años el oftalmólogo ha hecho intervenciones sin microscopio, con lentes, telelupas, prácticamente con las manos. Actualmente dependemos de máquinas y máquinas. Ahora se está incorporando a la cirugía de las cataratas el láser de femtosegundo. Es un láser que minimiza el período de aprendizaje de un oftalmólogo joven: reduce el número de operaciones necesarias para que pueda garantizar una serie de cualidades. De otro modo, necesitaría muchas más operaciones para garantizarlas.

R: ¿Qué es un láser de femtosegundo?

Dr. Costa: El láser de femtosegundo sirve, entre otras cosas, para cortar. Los cortes que habitualmente se realizan con un cuchillete de diamante de forma manual, los hace de manera automática. Una de las fases de la catarata, que consiste en extraer la cápsula anterior para poder acceder a ella (lo hacemos ahora también de modo manual) se puede hacer ahora de forma automática y perfecta con el láser. Además, si la catarata es dura, el láser te la fragmenta, de manera que luego es más fácil de extraer por facoemulsificación.

¿Qué aporta, pues, el láser de femtosegundo? Garantías. La intervención sigue siendo manual, pero todos los pasos precisos son hechos de una forma matemáticamente exacta. Insisto: un cirujano con muchas horas de vuelo, lo hace del mismo modo o mejor que el propio láser, porque el factor humano sigue estando ahí. Ahora, si me preguntan ¿Quieres tener un láser? Evidentemente. Siempre quiero tener lo mejor pero nunca ser el primero.

R: ¿Qué tipo de lente intraocular colocan ustedes dentro del ojo? porque eso va a estar ahí toda la vida del paciente...

Dr. Costa: Las lentes intraoculares están fabricadas con materiales que están muy bien estudiados. No obstante, de vez en cuando, ha habido alguna sorpresita. Por ejemplo, hace unos 5 años, hubo una casa comercial de prestigio reconocido, con unas lentes defectuosas que luego hubo que sustituir. Desde ese momento, pienso que se ha afinado mucho más el control y, siempre que las lentes sean de fabricantes que hayan pasado las certificaciones, son lentes con garantía para toda la vida. No ocurre como en otras patologías, que existe la posibilidad de un rechazo. Son lentes muy trabajadas.

La primera clínica en España que las puso fue la Clínica Barraquer. Antes, en Inglaterra, el Dr. Ridley había atendido a numerosos pilotos de caza de la RAF heridos en los ojos durante la guerra y recordaba la buena tolerancia a los fragmentos acrílicos de la carlinga que tenían incrustados muchos de ellos en los ojos, por lo que se le ocurrió fabricar las primeras lentes intraoculares con ese mismo material.

Hasta la actualidad se han producido millones de cambios. La evolución de las lentes es magnífica. ¿Qué sucede? Que hay lentes con distintos tipos de prestaciones. Hay lentes monofocales, que nos permiten ver de lejos, muchas veces sin gafas, si no hay astigmatismo previo, pero requieren el uso de gafas para leer de cerca y a media distancia. Esta lente es la que se usaba hasta hace un tiempo en todo tipo de intervenciones de cataratas.

Ahora también están las lentes multifocales, que permiten ver de cerca, de lejos, o a media distancia, pero que tienen un precio elevado, porque están hechas a medida. Cada lente está adaptada a cada ojo, y eso encarece terriblemente el coste. Pero, si contamos las gafas que te vas a ahorrar el resto de tu vida, es al revés: las gafas van a ser un gasto mayor que una lente que pagarás una vez y te olvidarás para toda tu vida. Cuestiones económicas, en el momento actual, siempre las hay, pero también nos podemos ahorrar dinero.

R: ¿No molesta nada, nada, por lo que le cuentan sus pacientes? ¿No se nota nada, nada?

Dr. Costa: El ojo no tiene ni receptores del dolor ni de sensibilidad internos: son todos externos, de modo que cualquier cosa que coloquemos en su interior no tiene por qué dar dolor. Puede dar molestias visuales, si está mal, pero no tiene que dar ningún tipo de dolor o molestia. La única molestia es durante la cirugía, y después de la cirugía, en poco tiempo, se vuelve a la vida normal. Las incisiones son cada vez más pequeñas: estamos trabajando con facos de pequeña incisión de 1,5 mm. El paciente se va a su casa sin puntos y, normalmente en 24 o 48 horas el paciente se reincorpora a su vida laboral, cosa que hoy en día es muy importante.

R: ¿No hay ingreso?

Dr. Costa: No. No hay ingreso hospitalario. Prácticamente el 95% de las intervenciones se realizan de forma ambulatoria y no en los hospitales. Incluso ahora también en las operaciones de retina, una pequeña incisión ha favorecido que no requieran de ingreso hospitalario.

R: Si tenemos la catarata en los dos ojos, usted es de los que opera los dos ojos a la vez, o opera uno, espera ver el resultado, que la cosa se normalice...

Dr. Costa: Soy desconfiado por naturaleza. A pesar de que hay 148 variables que determinan si el paciente tiene los criterios para operar o no operar, las complicaciones oculares -aunque poco frecuentes- están ahí. Y si no, que lo expliquen al que hace 1 de 20.000.

No tenemos ninguna necesidad -normalmente (salvo en ocasiones poco frecuentes, como pacientes de alto riesgo, o pacientes con Síndrome de Down, que requieren anestesia general) de plantearnos la cirugía binocular.

Pero, si no, hacemos primero un ojo y, al cabo de una semana, cuando hemos comprobado que no hay ni inflamación ni infección y que los parámetros que hemos calculado son correctos y exactos, se opera el siguiente ojo.

Si es cirugía de la catarata pura y dura, cogemos el ojo que más catarata tiene. Si es cirugía facorefractiva, que es lo que más estamos haciendo últimamente, escogemos muchas veces el ojo que es el no dominante. Aceptamos un error de ± 0.5 dioptrías, y ese error lo podemos regular antes de operar el segundo ojo, que es el dominante y es el que tiene que dar perfecto. Así, pues, esa semana nos viene muy bien: para controlar la inflamación, la infección, y para comprobar que nuestros datos previos se corresponden. Si es así, operamos el siguiente ojo.

R: Yo aprovecho la ocasión, siendo el jefe del servicio de oftalmología de Clínica Diagonal de Barcelona para decir que, si donamos nuestras córneas podremos abrir unos ojos cuando los nuestros se cierren.

Dr. Costa: Evidentemente. Yo monté el banco de ojos del Hospital Clínico y siempre he sido un árduo defensor de los trasplantes en todos los sentidos. Afortunadamente estamos en un país que puede dar ejemplo de muchas cosas, entre ellas de esto. Y justamente nuestra ciudad, Barcelona: Banco de Ojos Barraquer, Banco de Ojos de Vall d'Hebrón. Hoy en día podemos decir que los parámetros de trasplante de córnea de la ONT (Organización Nacional de Trasplantes) son catalanes.

Comenta la noticia

Contenidos relacionados

Te puede interesar