Acceso directo al contenido

Test bicromático. Detección de miopía e hipermetropía

Imprimir

01/08/2012

 ¿Cómo detectar defectos de refracción mediante los colores?

La retina del ojo actúa como un prisma de refracción de la luz que dispersa los colores de la luz blanca, al cambiar la dirección de sus rayos, como ocurre con el arco iris. Este fenómeno se conoce como aberración cromática y se puede utilizar para diagnosticar los defectos de refracción más comunes, como la miopía y la hipermetropía. Veamos cómo:

Veremos que los rayos de luz que poseen mayor cantidad de energía tienen una mayor frecuencia y, por tanto menos longitud de onda, cosa que hace que se refracten más (tienen un ángulo de desviación mayor). Los colores rojos y amarillos quedan menos desviados, ya que su trayectoria es más parecida a la que hubiera seguido la luz blanca si no si hubiera refractado. Por el contrario, los colores azules y verdes están más desviados, más inclinados con respecto de la luz blanca.

La luz verde es la que posee una mayor frecuencia (más energética), y por tanto, menor longitud de onda, que la luz roja. Consecuentemente la luz verde se refracta más, al tener un ángulo de desviación mayor. La lente convergente del ojo tiene más efecto en la luz verde, por lo que se enfoca en un punto más cercano a la lente que la roja. Si enfocamos únicamente esos dos colores, el enfoque del rojo queda siempre por detrás que el verde. 

Cuando el ojo es miope, el punto focal queda por delante de la retina. En este caso, los dos puntos focales, rojo y verde, quedan por delante de la retina. Pero, como hemos comentado, entre ellos, el verde queda por delante del rojo. Como la retina está por detrás de ambos, el enfoque rojo queda más cerca de la retina que el verde y, en consecuencia, la persona distingue mejor las imágenes sobre el fondo rojo. 

Cuando el ojo es hipermétrope, ambos focos, rojo y verde, están por detrás de la retina. Pero, nuevamente, como el punto rojo siempre está por detrás del verde, estando el verde por delante del rojo, quedará más cerca de la retina y la persona, verá mejor sobre un fondo verde.

Instrucciones para realizar el test bicromático

  1. Sitúese a unos 3 metros de la pantalla.
  2. La prueba se realizará monocularmente, primero la realizaremos para un ojo y después para el otro, tapando siempre el ojo no examinado
  3. Si usted utiliza compensación óptica (gafas o lentillas) para visión lejana, debe utilizarlas.
  4. Tiene que percibir sobre qué fondo ve más nítidas las letras


Resultados del test bicromático

  1. Si el ve igual de definidas las letras sobre los dos fondos, en principio, su vista está bien compensada. Si no utiliza gafas y las ve igual de nítidas, es de suponer que no necesita corrección visual. Si utiliza gafas y, con ellas, las ve igual de nítidas, es de suponer que están bien graduadas.
  2. Si ve más nítidas las figuras sobre fondo rojo, teóricamente le falta compensación con lente negativa, o sea, puede padeer miopía. En caso de que ya llevase graduación para corregirla, le faltaría miopía. Si es hipermétrope estaría hipercompensado. 
  3. Si ve más nítidas las figuras sobre fondo verde, teóricamente le falta compensación con lente positiva, o sea que puede padecer hipermetropía. En caso de que ya llevase graduación para corregirla, le faltaría hipermetropía. Si es miope estaría hipercompensado.

En cualquiera de los dos últimos casos, sería necesario que visitase a su optometrista para que le pueda confirmar el diagnóstico y la graduación necesarias.

  • Test visual bicromático
Fuente:

Maria Jose Gómez N. Col. 12470

Contenidos relacionados

Te puede interesar