Acceso directo al contenido

Visión y aprendizaje en los niños (III)

Imprimir

26/02/2015

  • nena

El APRENDIZAJE es un proceso mediante el cual el ser humano obtiene destrezas, conocimientos y aptitudes. Este proceso da lugar a un cambio en la conducta y en la forma de lo que está ocurriendo en la mente del estudiante. Todo aprendizaje depende de las percepciones que son dirigidas al cerebro por uno o más de los cinco sentidos del ser humano, tacto, gusto, olfato, audición y visión. El aprendizaje se lleva a cabo mediante procesos complejos e interrelacionados, siendo la visión uno de ellos. El aprendizaje es más rápido cuando se obtiene la información con más de uno de los sentidos, por ejemplo de la visión y de la audición.

 
Desde hace mucho tiempo se ha considerado, según investigaciones, que el 80% de lo que un ser humano aprende es a través de la visión. El aprendizaje también depende de la audición (8%), tacto (6%), gusto (3%) y olfato (3%). ¿Cómo podemos establecer una relación entre la visión y el aprendizaje? Desde luego que la determinación de la agudeza visual mediante pruebas de refracción ocular y de la integridad ocular no es, aunque importante, suficiente para determinar tal relación. Es necesario que el profesional realice una evaluación visual completa para detectar una relación inadecuada entre la visión y el aprendizaje. Esta evaluación es imprescindible realizarla cuando un niño tiene dificultades con sus tareas escolares ya que probablemente, además de otras condiciones, tenga un problema visual que pasa desapercibido si solamente se examina la salud ocular y la refracción ocular. Un bajo rendimiento escolar puede deberse, entre otras causas, a problemas visuales que no han sido diagnosticados. Las destrezas que se adquieren durante el proceso del aprendizaje son de varias clases:
 
  1. Cognitivas, destrezas intelectuales que requieren los procesos del pensamiento.
  2. Perceptuales, mediante las cuales se consigue una interpretación de la información recibida. Proporciona al niño el conocimiento de su mundo e implica una interacción activa con el medio ambiente en que se desenvuelve.
  3. Motoras, mediante las cuales se controlan los movimientos
  4. Perceptual-motoras, en la que participa el pensamiento, la interpretación y las destrezas del movimiento. Las destrezas visuales básicas que todo niño debe tener bien desarrolladas para el aprendizaje de la lectura al entrar en la Escuela son:
1.Agudeza visual (visión central), capacidad para percibir pequeños detalles y su medida psicofísica determina cuánto ve una persona claramente. Su medida es muy importante cuando se pierde visión puesto que puede deberse a enfermedades serias además de ametropías o ambliopías. Depende de la integridad y funcionalidad de los fotorreceptores de la retina denominados conos, los cuales son además responsables de la visión del color y de la visión diurna.
 
2.Triangulación ocular, capacidad para converger ambos ojos exactamente sobre las letras de un texto o de cualquier objeto de interés. La alineación de los ejes visuales debe ser simultánea y sostenible. Una disfunción de esta destreza da lugar a fatiga visual, visión doble y afecta considerablemente a la eficacia en la lectura.
 
3.Visión binocular, capacidad para fusionar las imágenes del ojo derecho e izquierdo y obtener una imagen única y tridimensional. Con esta destreza se obtiene la percepción en profundidad (visión 3D) y se calculan las distancias. Una disfunción de este atributo visual da lugar a fatiga visual, visión doble, y afectar considerablemente a la eficacia en la lectura.
 
4.Motilidad ocular, capacidad para mover ambos ojos de forma sincronizada como cuando se lee un texto. Los movimientos oculares precisos, sacádicos y de seguimiento, deben estar bien controlados para descodificar eficazmente cuando se aprende a leer. Una disfunción de esos movimientos puede dar lugar a que un estudiante sea un lector lento.
5.Acomodación, capacidad para mantener enfocados nítidamente los objetos situados a cualquier distancia. La focalización debe ser simultánea y sostenible. Una deficiencia acomodativa produce fatiga visual.
 
6.Flexibilidad acomodativa, capacidad para enfocar y desenfocar cuando se cambia la mirada de una distancia a otra, como cuando se mira de lejos y luego de cerca, o viceversa.
 
7.Concienciación periférica (visión periférica), destreza para ser consciente de la existencia de objetos estáticos o en movimiento que se encuentran alrededor de un objeto sobre el que ambos ojos mantienen la fijación. Depende de los fotorreceptores de la retina denominados bastones, quienes además son responsable de la visión nocturna. Una pérdida de la visión periférica puede indicar una enfermedad ocular o sistémica.
 
8.Percepción visual, es la destreza para interpretar, analizar y proporcionar un significado de lo que se ve.
 
9.Integración visual motora, calidad de la coordinación entre el ojo y partes del cuerpo como con la mano y los pies, permitiendo al niño escribir a mano de forma legible y copiar la información escrita en un libro o en el encerado así como practicar deportes. Una disfunción en cualquiera de esas áreas puede afectar notablemente al proceso de aprendizaje del niño durante su desarrollo y, consecuentemente, al rendimiento escolar.
 
Las disfunciones visuales y perceptuales dan lugar a signos y síntomas. Signos y síntomas de problemas visuales
1.Evitación de la lectura
2.Distracción al leer
3.Visión borrosa intermitente de lejos y de cerca después de realizar tareas escolares de cerca
4.Baja comprensión de lo que lee
5.Repetición de la misma línea de la lectura
6.Omisión de palabras o frases al leer
7.Salto de líneas durante la lectura
8.Mala escritura a mano
9.Visión doble durante o al terminar de leer
10.Dificultades para cambiar la estimulación de la acomodación a su relajación, y viceversa
11.Astenopía (visión borrosa, fatiga visual y dolor de cabeza) con frecuencia
12.Hiperactividad durante la clase
13.Inversión de letras
14.Bajo rendimiento escolar Disfunción y trastorno de la conducta Los padres de familia y educadores deben estar informados de que no es lo mismo un problema visual relacionado con el aprendizaje que la discapacidad para el aprendizaje.
 
Un problema visual relacionado con el aprendizaje puede deberse a cualquier disfunción visual que repercuta en la lectura y en el rendimiento escolar, y no está asociado a ninguna enfermedad o trastorno. En esta condición existe una disfunción de las destrezas visuales y perceptuales, y una deficiencia en el procesamiento de la información visual. Entre las destrezas visuales se incluyen la refracción ocular y la agudeza visual, la acomodación, la vergencia y los movimientos oculares. Entre las destrezas perceptuales se encuentra la coordinación perceptual motora, la lateralidad y direccionalidad, la discriminación de la forma y color de los objetos, la discriminación de la figura y su fondo, el cierre visual, la memoria visual, la integración visual motora, y la discriminación perceptual auditiva.
 
En el procesamiento de la información visual están implicadas destrezas visuales cognitivas que el ser humano utiliza para conseguir y organizar la información visual obtenida del medio ambiente y para integrarlas con otros sentidos y funciones cognitivas superiores. Las deficiencias en el procesamiento de la información visual están relacionadas con aspectos no motores de la percepción visual y la cognición y de su integración con los sistemas del lenguaje, atención, audición y motor, que son funciones superiores del cerebro. Discapacidad de aprendizaje La discapacidad de aprendizaje es un trastorno o enfermedad que impide la comprensión o el empleo del lenguaje hablado o escrito, por lo que el niño no tiene capacidad para pensar, hablar, escuchar, leer, escribir, deletrear, razonar o realizar cálculos aritméticos. En esta condición puede existir un daño cerebral, dislexia, afasia de desarrollo, discapacidades perceptuales, y otras enfermedades. Según convenios y leyes internacionales entre las discapacidades del aprendizaje no se incluyen problemas de aprendizaje relacionados con disfunciones visuales, auditivas y motoras, o el retraso mental. Trastorno de déficit de atención e hiperactividad Entre las discapacidades de aprendizaje se encuentra un síndrome que corrientemente se denomina TRASTORNO DE DÉFICIT DE ATENCIÓN E HIPERACTIVIDAD (TDAH) y en el que el niño suele padecer un déficit importante de atención. En general, los niños con este trastorno no suelen prestar atención, les cuesta concentrarse, se sientan frustrados o se aburren cuando se les imponen realizar tareas, no paran de hablar, nunca se están quietos en un sitio y son impulsivos. Algunos de estas conductas también suelen verse en muchos niños normales pero en el caso de los que padecen el TDAH aquellas suelen ser más severas. Suele conocerse también con el nombre de trastorno de déficit de atención (TDA) si no va acompañado de la hiperactividad. Este trastorno mental afecta más a niños que a niñas.
 
Este trastorno de aprendizaje varía según el individuo. Existen niños con TDAH que tienen dificultades con la escritura y la lectura; otros tienen problemas para comprender las matemáticas; otros tienen una importante reducción de atención y concentración; otros son impulsivos e hiperactivos, mientras que otros pueden tener todos los problemas anteriores además de no entender lo que otra persona está diciendo.
 
Los niños con estos problemas no son vagos o dejados, simplemente disponen de un cerbero que funciona de forma diferente. Causas del TDAH
 
No se conocen las causas que pueden producir este trastorno, pero si se sabe los factores que pueden contribuir al mismo o exacerbarlo, y entre los que se encuentra la herencia, genética (desequilibrio en el cerebro de neurotransmisores), la dieta (nutrición inadecuada), y el ambiente social y físico. Signos y síntomas del TDAH De gran valor para el diagnóstico, los niños con este trastorno pueden tener algunos de los siguientes signos y síntomas:
1.Depresiones a temprana edad
2.Creatividad muy reducida
3.Rendimiento o productibilidad muy bajo
4.No prestan atención a los detalles
5.Tienden a cometer errores de forma descuidada en cualquier actividad
6.Las tareas que pueden realizar son descuidadas y desordenadas
7.No terminan las tareas que requieren de la concentración
8.Se distraen con mucha facilidad
9.Son incapaces de mantener la atención sobre las tareas
10.Se olvidan de cosas como realizar las tareas escolares en su domicilio
11.Frecuentemente cambian de una actividad a otra sin terminar ninguna
12.Pierden cosas
13.Se aburren rápidamente cuando inician una tarea
14.Tienden a dormirse al realizar tareas durante el día.
15.Nunca permanecen quietos
16.Parecen no escuchar cuando se les habla
17.Tienen ansiedad
18.Tienen serias dificultades para procesar información Diagnosis del TDAH La diagnosis de este trastorno suele hacerla un psiquiatra o un neuropsicólogo, y no debe descartarse la existencia de causas serias o morbosidades llevando a cabo una evaluación física, imagen radiológica y pruebas de laboratorio. Tratamientos del TDAH Existen muchos tratamientos para este trastorno, entre los que se encuentran los fármacos (estimulantes que pueden ayudar a controlar la hiperactividad y conductas impulsivas). Mientras que éstos pueden ser importantes, no se debe descartar la aplicación de terapias para desarrollar destrezas visuales si se comprueba que éstas están disminuidas o ausentes. El aprendizaje de pacientes con este síndrome suele mejorarse con terapias visuales y perceptuales que emplean estrategias metacognitivas y realizados por terapeutas altamente cualificados. Para algunos pediatras y neuropsicólogos el tratamiento más efectivo es la combinación de terapias metacognitivas y una correcta medicación. También se ha utilizado la homeopatía para tratar este trastorno pero varios estudios realizados para evaluar la seguridad y eficacia de este tratamiento médico alternativo no han encontrado pruebas que demuestren efectos significativos sobre las características clínicas del trastorno de déficit de atención e hiperactividad. En la población adulta, aquellos que tienen este trastorno suelen correr un alto riesgo de tener un accidente debido a la facilidad con que se distraen. Las autoridades pertinentes de tráfico deberían tener en cuenta estas condiciones antes de dar un permiso de conducir. Siempre que un niño tenga dificultades con sus tareas escolares la primera estrategia es buscar las causas que las producen a través de la participación de maestros, psicólogos especializados, optometristas, oftalmólogos pediatras, y neurólogos
 
Fuente:
Carlos-Luis SAONA SANTOS
Profesor Titular de Optometría y Contactología desde 1978 en la Escuela Universitaria de Óptica y Optometría de la Universidad Politécnica de Cataluña
 
Fuentes:
1.Granet DB, Gomi CF, Ventura R, Miller-Scholte A. The relationship between Convergence Insufficiency and Attention Deficit Hyperactivity Disorder. Strabismus, 2005 Dec; 13(4)-163-8.
2.Scheiman M, Mitchell GL, Cotter S, Cooper J, Kulp M, Rouse M, Borsting E, London R, Wensveen J. A ramdomized clinical trial of treatments for convergence insufficiency in children. Archives of Ophthalmology, 2005 Jan; 123 (1): 14:24
3.Kulp M, Mitchell GL, Borsting E, Scheiman M, Cotter S, Rouse M, Tamkins S, Mohney BG, Toole A, Reuter K; Convergence Insufficiency Treatment Trial Study Group. Effectiveness of placebo therapy for maintaining masking in a clinical trial of vergence/accommodative therapy. Invest Ophthalmol Vis Sci. 2009 Jun;50(6):2560-6. Epub 2009 Jan 17.
4. Saona Santos Carlos Luis. Optometría y rendimiento escolar. Ver y Oír (27), 1987
5. Pajan Teba. Girls with ADHD at Risk for Self-Injury, Suicide Attempts as Young Adults . Psych Tronics.

Contenidos relacionados

Te puede interesar