Acceso directo al contenido

Visión y retraso escolar

Imprimir

08/09/2018

Durant el procés de la lectura, el nen utilitza el seu sistema visual per transportar al cervell la informació del que llegeix. Això significa que durant l'aprenentatge és primordial veure bé per obtenir un significat precís del que llegeix o escriu. Això atorga un paper fonamental a cura de l'oftalmologia infantil.

  • Visión y retraso escolar

Durante el proceso de la lectura, el niño utiliza su sistema visual para transportar al cerebro la información de lo que lee. Esto significa que durante el aprendizaje es primordial ver bien para obtener un significado preciso de lo que lee o escribe. Ello otorga un papel fundamental al cuidado de la oftalmología infantil.

El retraso o fracaso escolar es el resultado de la incapacidad de los niños de conseguir el rendimiento escolar establecido por los centros educacionales autorizados.

Según los informes PISA (Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos) de 2003; 2006, y 2009), el fracaso escolar en España supera la media europea.

Según este informe, el rendimiento escolar depende sobre todo de lo que ocurre dentro del centro educativo. En 2010 España se convirtió en el tercer país de la comunidad europea, por encima de Grecia y Portugal, que tiene la mayor tasa (28%) de pronto abandono entre los estudiantes de 18 a 24 años (Informe Eurostat), llegando a ser el doble que el de la media europea (14%).

Según el informe PISA, la lectura es importante para conseguir un buen rendimiento académico, razón por la cual es necesario que los padres cuyos hijos están en la edad escolar conozcan de qué depende la lectura y cuáles pueden ser las causas que pueden dar lugar a dificultades en la velocidad y comprensión de lo que se lee.

La LECTURA es un proceso de aprendizaje que se inicia en la edad preescolar y continúa más allá de la etapa académica del ser humano. Durante el proceso de la lectura, el niño utiliza su sistema visual para transportar al cerebro la información de lo que se lee para conseguir una interpretación y un análisis. Esto significa que lo primero que tiene que hacer un niño durante el aprendizaje es ver bien para obtener un significado preciso de lo que ve, lee, o escribe. Ello otorga un papel fundamental al cuidado de la oftalmología infantil. En realidad el niño debe realizar un entrenamiento para aprender a leer con una velocidad adecuada y un alto nivel de comprensión.

El APRENDIZAJE es un proceso mediante el cual el ser humano obtiene destrezas, conocimientos y aptitudes. Este proceso da lugar a un cambio en la conducta y en la forma de lo que está ocurriendo en la mente del estudiante. Todo aprendizaje depende de las percepciones que son dirigidas al cerebro por uno o más de los cinco sentidos del ser humano, tacto, gusto, olfato, audición y visión. El aprendizaje se lleva a cabo mediante procesos complejos e interrelacionados, siendo la visión uno de ellos. El aprendizaje es más rápido cuando se obtiene la información con más de uno de los sentidos, por ejemplo de la visión y de la audición. consecuentemente, es básico llevar a cabo revisiones auditivas y oftalmológicas periódicas, para descartar problemas de sordera, en un caso, o de patologías de la vista como el ojo vago o la amblilopía en los niños.

Desde hace mucho tiempo se ha considerado, según investigaciones, que el 80% de lo que un ser humano aprende es a través de la visión. El aprendizaje también depende de la audición (8%), tacto (6%), gusto (3%) y olfato (3%).

¿Cómo podemos establecer una relación entre la visión y el aprendizaje?

Desde luego que la determinación de la agudeza visual, mediante pruebas de refracción ocular, y de la integridad ocular no es, aunque importante, suficiente para determinar tal relación. Es necesario que el profesional realice una evaluación visual completa para detectar una relación inadecuada entre la visión y el aprendizaje. Esta evaluación es imprescindible llevarla a cabo cuando el niño tiene dificultades con sus tareas escolares ya que, probablemente, además de otras condiciones, tenga un problema visual que pasa desapercibido si solamente se examina la salud ocular y la refracción ocular. Un bajo rendimiento escolar puede deberse, entre otras causas, a problemas visuales que no han sido diagnosticados.

Las destrezas que se adquieren durante el proceso del aprendizaje son de varias clases:

  1. Cognitivas, destrezas intelectuales que requieren los procesos del pensamiento.
  2. Perceptuales, mediante las cuales se consigue una interpretación de la información recibida. Proporciona al niño el conocimiento de su mundo e implica una interacción activa con el medio ambiente en que se desenvuelve. Requiere del uso de los sentidos: vista, oído, gusto, tacto...
  3. Motoras, mediante las cuales se controlan los movimientos
  4. Perceptual-motoras, en la que participa el pensamiento, la interpretación y las destrezas del movimiento.

Dentro de las destrezas perceptuales, figuran las destrezas visuales. Existe una serie de destrezas visuales básicas que todo niño debe tener bien desarrolladas para el aprendizaje de la lectura al entrar en la escuela y son las siguientes:

  1. Agudeza visual (visión central): Es la capacidad para percibir pequeños detalles. Su medición determina la claridad de la visión. Su medida es muy importante cuando existen pérdidas de visión, puesto que puede deberse a enfermedades serias, además de ametropías o ambliopía. Depende de la integridad y funcionalidad de los fotorreceptores de la retina, denominados conos, que son además responsables de la visión del color y de la visión diurna.
  2. Triangulación ocular: Es la capacidad para converger ambos ojos exactamente sobre las letras de un texto o de cualquier objeto de interés. La alineación de los ejes visuales debe ser simultánea y sostenible. Una disfunción de esta destreza da lugar a fatiga visual, visión doble y afecta considerablemente a la eficacia en la lectura.
  3. Visión binocular: Es la capacidad para fusionar las imágenes del ojo derecho e izquierdo y obtener una imagen única y tridimensional. Con esta destreza se obtiene la percepción en profundidad (visión 3D) y se calculan las distancias. Una disfunción de este atributo visual da lugar a fatiga visual, visión doble, y afecta considerablemente a la eficacia en la lectura.
  4. Motilidad ocular: Es la capacidad para mover ambos ojos de forma sincronizada como cuando se lee un texto. Los movimientos oculares precisos, sacádicos y de seguimiento, deben estar bien controlados para descodificar eficazmente cuando se aprende a leer. Una disfunción de esos movimientos puede dar lugar a que un estudiante sea un lector lento.
  5. Acomodación: Es la capacidad para mantener enfocados nítidamente los objetos situados a cualquier distancia. La focalización debe ser simultánea y  sostenible. Una deficiencia acomodativa produce fatiga visual.
  6. Flexibilidad acomodativa. Es la capacidad para enfocar y desenfocar cuando se cambia la mirada de una distancia a otra (como cuando se mira de lejos y luego de cerca, o viceversa).
  7. Concienciación periférica (visión periférica): Es la capacidad de ser consciente de la existencia de objetos estáticos, o en movimiento, que se encuentran alrededor de un objeto, sobre el que ambos ojos mantienen la fijación. Depende de los fotorreceptores de la retina denominados bastones, quienes además son responsables de la visión nocturna. Una pérdida de la visión periférica puede indicar una enfermedad ocular o sistémica.
  8. Percepción visual: Es la capacidad para interpretar, analizar y proporcionar un significado de lo que se ve.
  9. Integración visual motora. Es la capacidad coordinar el ojo con las diferentes partes del cuerpo, como con la mano y los pies, permitiendo al niño escribir a mano de forma legible y copiar la información escrita en un libro o en el encerado así como practicar deportes.

Una disfunción en cualquiera de esas áreas puede afectar notablemente al proceso de aprendizaje del niño durante su desarrollo y, consecuentemente, al rendimiento escolar. Estas disfunciones deben ser determinadas por parte de un oftalmólogo infantil preferentemente.

Las disfunciones visuales y perceptuales dan lugar a signos y síntomas, que conviene observar para poder acudir a la consulta del oftamólogo infantil, a fin de que pueda llevar a cabo una revisión oftalmológica precisa para poder detectar las patologías más comunes que, como hemos citado anteriormente son el ojo vago, la ambiolopía, la miopía, el estrabismo...... 

Signos y síntomas de alarma que requieren consultar al especialista en oftalmología infantil

Conviene consultar al oftalmólogo infantil, si se observa en el niño:

  1. Evitación de la lectura
  2. Distracción al leer
  3. Visión borrosa intermitente de lejos y de cerca después de realizar tareas escolares 
  4. Baja comprensión de lo que lee
  5. Repetición de la misma línea de la lectura
  6. Omisión de palabras o frases al leer
  7. Salto de líneas durante la lectura
  8. Mala escritura a mano
  9. Visión doble durante o al terminar de leer
  10. Dificultades para cambiar la estimulación dela acomodación a su relajación, y viceversa
  11. Astenopía (visión borrosa, fatiga visual y dolor de cabeza) con frecuencia
  12. Hiperactividad durante la clase
  13. Inversión de letras
  14. Bajo rendimiento escolar

Disfunciones visuales y trastornos cognitivos que dificultan el aprendizaje

No es lo mismo un problema de aprendizaje derivado de un trastorno de la visión que una discapacidad para el aprendizaje de tipo cognitivo.

Disfunción visual que repercute en el aprendizage

Un problema de aprendizaje relacionado con la visión puede deberse a cualquier disfunción visual que repercuta en la lectura y en el rendimiento escolar, y no está asociado a ninguna enfermedad o trastorno. En esta condición existe una disfunción de las destrezas visuales perceptivas y una deficiencia en el procesamiento de la información visual.

Entre las destrezas visuales se incluyen la refracción ocular y la agudeza visual, la acomodación, la vergencia y los movimientos oculares. Entre las destrezas perceptuales se encuentra la coordinación perceptual motora, la lateralidad y direccionalidad, la discriminación de la forma y color de los objetos, la discriminación de la figura y su fondo, el cierre visual, la memoria visual, la integración visual motora, y la discriminación perceptual auditiva

En el procesamiento de la información visual están implicadas destrezas visuales cognitivas que el ser humano utiliza para conseguir y organizar la información visual obtenida del medio ambiente y para integrarlas con otros sentidos y funciones cognitivas superiores. Las deficiencias en el procesamiento de la información visual están relacionadas con aspectos no motores de la percepción visual y la cognición y de su integración con los sistemas del lenguaje, atención, audición y motor, que son funciones superiores del cerebro.

Discapacidad del aprendizaje

La discapacidad de aprendizaje es un trastorno o enfermedad que impide la comprensión o el empleo del lenguaje hablado o escrito, por lo que el niño no tiene capacidad para pensar, hablar, escuchar, leer, escribir, deletrear, razonar o realizar cálculos aritméticos.

En esta condición puede existir un daño cerebral, dislexia, afasia de desarrollo, discapacidades perceptuales, y otras enfermedades. Según convenios y leyes internacionales entre las discapacidades del aprendizaje no se incluyen problemas de aprendizaje relacionados con disfunciones visuales, auditivas y motoras, o el retraso mental.

El niño que padece estos trastornos puede fatigarse con la lectura pero ello no implica que tenga associada ninguna disfunción visual, como hemos comentado anteriormente.

Un trastorno que afecte al aprendizaje, como el TDAH, puede llevar asociados problemas de destreza visual. En este sentido, las terapias visuales pueden contribuir a mejorar los síntomas.

Un estudio riguroso publicado el año 2005 en norteamérica, encontró una asociación entre disfunción de las vergencias (triangulación) denominada Déficit de convergencia, y el TDAH. Según indican los oftalmólogos que han participado en este estudio, los síntomas de la insuficiencia de convergencia dificultan la concentración del estudiante durante la lectura prolongada y se solapan con los derivados del TDAH. Dicho estudio encontró una triple incidencia de niños con TDAH entre los pacientes con insuficiencia de convergencia, en comparación con los índices de indicencia de TDAH entre la población norteameriacana en general (1,8-3%).

Otro estudio demostró que las terapias visuales aplicadas a los pacientes con insuficiencia de convergencia son eficaces y contribuyen a eliminar los síntomas de la astenopía, mejorando la función de convergencia. Por otra parte, la eficacia del tratamiento se demostró mayor en los casos en los que se aplicó en el ámbito clínico que en los que se aplicó en el domiciliario.

Finalmente, destacar un último estudio del Instituto Nacional de Salud y el Instituto Nacional Ocular norteamericano reveló la superioridad de resultados de la terapia visual, frente al tradicional método de acercar y alejar el lápiz, en el tratamiento de la insuficiencia de convergencia. Concluyó además que el 75% de los pacientes experimentó una notable mejoría tras el tratamiento.

En definitiva, muchos de los síntomas de deficiencias visuales pueden confundirse con síntomas que también aparecen en algunos trastornos del aprendizaje. Y algunos trastornos del aprendizaje llevan asociados problemas de visión, por lo que, siempre que un niño tenga dificultades con sus tareas escolares la primera estrategia es buscar las causas que las producen a través de la participación de maestros, psicólogos especializados, optometristas, oftalmólogos, pediatras, y neurólogos.


Fuente:

Dr. Jesús Costa Vila
Dr. Carlos Saona

Fuentes:

  1. Granet DB, Gomi CF, Ventura R, Miller-Scholte A. The relationship between Convergence Insufficiency and Attention Deficit Hyperactivity Disorder. Strabismus, 2005 Dec; 13(4)-163-8.
  2. Scheiman M, Mitchell GL, Cotter S, Cooper J, Kulp M, Rouse M, Borsting E, London R, Wensveen J.  A ramdomized clinical trial of treatments for convergence insufficiency in children. Archives of Ophthalmology, 2005 Jan; 123 (1): 14:24
  3. Kulp M, Mitchell GL, Borsting E, Scheiman M, Cotter S, Rouse M, Tamkins S, Mohney BG, Toole A, Reuter K; Convergence Insufficiency Treatment Trial Study Group. Effectiveness of placebo therapy for maintaining masking in a clinical trial of vergence/accommodative therapy. Invest Ophthalmol Vis Sci. 2009 Jun;50(6):2560-6. Epub 2009 Jan 17.
  4. Saona Santos Carlos Luis. Optometría y rendimiento escolar. Ver y Oír (27), 1987

Contenidos relacionados

Te puede interesar