Acceso directo al contenido

Visión y alergia ocular

Imprimir

09/04/2018

  • Alergia

En la oftalmología en general y en la medicina en particular, a veces no se le da la importancia que se merece al diagnóstico o al significado de alergia considerándolo, en muchas ocasiones, algo vanal que produce picores, inflamaciones, erupciones cutáneas, síntomas molestos como los estornudos y poco más cuando, en realidad, sabemos que en casos graves puede incluso llegar a provocar la muerte del paciente.

En lo que se refiere a la medicina en general, de los cinco sentidos, el sentido de la visión quizás sea uno de los más valorados, por no decir el que más por la mayoría de personas.

Está claro que dentro de la oftalmología el sentido de la visión es el más importante, y que debemos cuidar, conservar y mejorar siempre que nos sea posible.

Explicar que es la visión no es sencillo, todos sabemos lo que es y significa ver, pero una manera de definirlo sería: La impresión producida en las neuronas sensitivas de los fotorreceptores que captan la energía de las ondas electromagnéticas de la luz.

Cuando pensamos en visión, generalmente pensamos en agudeza visual y binocularidad, parámetros que el oftalmólogo intenta optimizar en sus pacientes.

Pero, al margen de la calidad visual, otras patologías afectan a los ojos y la visión. Estos días acuden a nuestras consultas numerosos pacientes aquejados de alergia ocular.

La polinización de la primavera ocasiona muchas reacciones alérgicas en las mucosas, entre ellas las oculares. La alergia ocular es una de las afecciones más frecuentes en la práctica oftalmológica diaria. La inflamación de la conjuntiva por causa alérgica raramente se presenta aislada, ya que suele hacerlo junto con la afectación de la córnea y/o los párpados, motivo por el cual suele hablarse de enfermedad ocular alérgica.

Así como al principio decía que la alergia puede llegar a producir desenlaces o situaciones muy graves para la vida de un paciente (shock anafiláctico), también puede afectar y más frecuentemente de lo que se cree a la visión y/o a su calidad.

Sin entrar en los procesos inmunológicos que suelen afectar de manera más grave a la visión de los pacientes, ciñéndonos únicamente en la alergia ocular superficial, estos días en nuestras consultas vemos numerosos casos de queratitis (inflamaciones corneales), erosiones y úlceras corneales y cicatrizaciones subepiteliales. Todas ellas pueden afectar de forma temporal y, en ocasiones de forma permanente a la calidad y cantidad de la visión de los pacientes que las padecen, pudiendo dejar graves secuelas visuales.

El proceso que con más frecuencia produce alergia de afectación ocular es la queratoconjuntivitis vernal. Es frecuente en niños entre 10 y 13 años, pero que también puede manifestarse desde los 3 y hasta los 25 años siendo más frecuente en niños que en niñas. Suele estar asociada a rinitis alérgica, asma y dermatitis atópicas, y son pacientes con antecedentes familiares de atopia.

Precisamente en primavera y verano es cuando más suelen manifestarse aunque también pueden tener lugar sin relación estacional. Pues bien este proceso bilateral aunque generalmente de forma asimétrica, puede evolucionar a complicaciones graves y condicionar de manera importante la calidad de vida de los pacientes, no solo por las molestias, sino también por las repercusiones que puede llegar a tener en su visión.

 

Fuente:

Dr. Joaquin Mauricio Casanovas

Oftalmólogo

Contenidos relacionados

Te puede interesar