Acceso directo al contenido

¿Todos vemos en 3D?

Imprimir

La respuesta es no. Las personas que no pueden ver correctamente por uno de los dos ojos (por ejemplo, personas con ambliopía o estrabismo) normalmente no tienen capacidad de ver en 3D o tienen una capacidad estereoscópica muy reducida, alterando la visión binocular.

Etiquetas:
  • Visión 3D

Desde que existen las películas en tres dimensiones, muchas personas se han dado cuenta de que tienen un problema de visión, ya que han sufrido molestias al intentar ver estas películas (visión doble, mareos, cefaleas, etc).

La visión binocular o visión estereoscópica es la capacidad innata que tiene el ser humano para integrar dos imágenes en una sola, y poder así observar el mundo en tres dimensiones (3D), calcular las distancias, situar objetos en el espacio, etc.

Cada ojo obtiene una imagen, pero es necesario que ambos ojos estén coordinados y que el sistema sensorial a través del cual el cerebro recibe e integra las dos percepciones monoculares funcione correctamente. Esta coordinación hace posible que el cerebro fusione en una sola imagen las procedentes de ambos ojos, logrando una única imagen en tres dimensiones.

Requisitos para tener buena visión binocular y poder ver en 3D

  • Los dos ojos tienen que trabajar conjuntamente y mirar al mismo punto, es decir, no tener estrabismo.
  • El cerebro tiene que saber interpretar las imágenes que ve cada ojo y fusionarlas.
  • Los dos ojos tienen que tener buena agudeza visual, no tener ambliopía (ojo vago). Si uno de los ojos tiene poca agudeza visual, la binocularidad se verá reducida.

Según las últimas investigaciones, la ambliopía es la causa más común de problemas de la vista en niños, aproximadamente un 2,5 % de la población mundial sufre este problema.

Principales síntomas de la ambliopía en niños 

- Mala visión en un ojo o visión deficiente en general.
- Una percepción de profundidad baja (dificultad para juzgar distancias).
- Desviar un ojo hacia afuera o hacia adentro (aunque sea casi imperceptible).
- Parpadeo excesivo.
- Acercarse demasiado al papel para leer o dibujar.
- Cerrar o guiñar los ojos con frecuencia.
- Frotarse los ojos contínuamente.
- Torcer/inclinar la cabeza cuando está realizando tareas que requieren esfuerzo visual.
- Dolores de cabeza con frecuencia.

Alteraciones binoculares más frecuentes

  • Insuficiencia de Convergencia: Es una de las más comunes dentro de todas las alteraciones binoculares no estrábicas. El principal síntoma suele ser evitar tareas en visión próxima.
  • Exceso de divergencia:Es una condición en la que existe una exoforia (ejes visuales diferentes de un ojo a otro) mayor en lejos que en cerca y que en algunos casos puede pasar a ser estrabismo. No suele dar mucha sintomatología (diplopia o fotofobia). Es más una preocupación estética.
  • Exceso de convergencia: es de los más comunes, junto con la Insuficiencia de convergencia (capacidad de dirigir ambos ojos hacia el mismo punto). Los síntomas aparecen cuando realizamos una tarea prolongada en visión próxima (lectura, ordenador,..)
  • Insuficiencia de divergencia: es una alteración poco común. Los síntomas aparecen cuando “usamos” los dos ojos para mirar de lejos durante un tiempo prolongado.
  • Inflexibilidad acomodativa: dificultad para realizar cambios acomodativos (enfoque). El tiempo que transcurre entre el estímulo acomodativo y la respuesta es más largo de lo normal.

Para detectar este tipo de alteraciones, es importante realizar revisiones periódicas con el óptico-optometrista. A través de un conjunto de técnicas, tratamientos y medios ópticos se podrán eliminar o reducir considerablemente los síntomas.

 

Fuente:

Esmeralda Carrasco

Optometrista experta en teràpies visuals

Contenidos relacionados

Te puede interesar