Acceso directo al contenido

Manifestaciones oculares del virus del Ébola

Imprimir

05/12/2014

El brote de Ébola que afecta a muchos países del África Occidental y que ya ha salido de las fronteras africanas en personal asistencial de países occidentales desplazado alli para atender a la población infectada, es motivo de preocupación y alerta en los últimos meses.

La observación de sus manifestaciones oculares puede ser signo de alerta para aislar al paciente que los presenta junto con otros síntomas.

  • Virus Ébola

¿Qué tipo de virus es el Ébola?

El género de virus a que causa la fiebre hemorrágica del Ebola es un grupo de virus de ARN, miembro de la familia filovirus y que engloba 5 especies: virus Ébola Zaire, Sudán ebolavirus, Bundibugyo ebolavirus, Tai Forest, ebolavirus, y Reston ebolavirus. Su nombre procede de un río cercano a la zona en la que se originó. El actual brote implica sólo las especies de virus Ébola Zaire, y ha infectado a más gente que cualquier brote registrado previamente. Adicionalmente, demuestra una distribución geográfica única y desconcertante, origen de la alarma generada.

¿Cómo se transmite el Ébola?

Mientras que de humano a humano de transmisión es conocida y ocurre a través de la exposición a fluidos corporales, el reservorio natural más probable proviene de una o varias especies de murciélagos de la fruta. La exposición y el consumo de estos murciélagos, así como de los primates no humanos pueden ser el método de transmisión de los animales al ser humano.

¿Cuáles son los signos y síntomas del Ébola?

Después de un período de incubación inicial de 2-21 días, surge fiebre, astenia extrema, diarrea, náuseas, vómitos, anorexia, dolor abdominal, dolores de cabeza, artralgias, mialgias, y/o dolor de espalda.

En un 94% de pacientes la fiebre que es el signo más frecuente de enfermedad activa y surge antes que el resto de síntomas.

¿Cuáles son las manifestaciones oculares del Ébola?

En un 58% de pacientes se ha observado lagrimeo, inyección aguda conjuntival y hemorragia subconjuntival, a menudo bilateral, que son fácilmente perceptibles a simple vista. 

La fisiopatología detrás de estas manifestaciones tradicionalmente se ha presentado en la zona rural.

El riesgo de contagio ha dificultado una investigación más a fondo de los síntomas clínicos del Ébola pero se valora muy positivamente el hecho de poder utilizar la detección visual de la inyección conjuntival y la hemorragia subconjuntival para infundir signos de sospecha que faciliten el aislamiento prematuro del paciente en aras a limitar el posible contagio. Posteriormente, será preciso confirmar la sospecha mediante análisis serológicos y pruebas de ARN que contribuyan al diagnóstico definitivo.

¿Cómo se tratan las manifestaciones oculares del Ébola?

A pesar de la complejidad de los hallazgos, el tratamiento requiere sólo esteroides y cicloplejía tópicos.

Con el uso de los mismos, la inflamación fue sofocada en los pacientes tratados, pero las secuelas a largo plazo no se investigaron. Es necesario identificar si este es de hecho una causal o simplemente se ha asociado a determinado número de casos.

Fuente:

Jesús Costa Vila

Director Médico Admiravisión

Contenidos relacionados

Te puede interesar