Acceso directo al contenido

Patologías oculares más frecuentes en época estival

Imprimir

14/06/2016

  • Piscina

Principales riesgos oculares en verano y consejos de prevención

La época estival es tiempo de playas, piscinas, aires acondicionados y sobre todo de una mayor incidencia de la radiación solar.

Pasamos muchas más horas al aire libre y eso hace que debamos tomar medidas especiales para evitar la exposición excesiva a la radiación solar.

En esta época hay que hacer mayor hincapié en el uso adecuado de filtros solares homologados y protección con sombreros, sombrillas y cremas de protección solar si tenemos intención de pasar tiempo en playa, piscina o montaña. Evitar en especial niños y bebes, las horas de mayor incidencia solar, entre las 12 h – 17h. 

Utilizar gafas de natación en piscinas evitará el contacto con sustancias irritantes, como el cloro, y con algunos gérmenes típicos de este medio como son las bacterias, hongos etc… La posibilidad de infecciones conjuntivales y corneales desciende espectacularmente si utilizamos este tipo de gafas.

Remarcamos especialmente el grupo de los usuarios de lentes de contacto, desaconsejamos que utilicen las lentillas en playas y piscinas mientras se bañan, ya que éstas están en contacto directo con la córnea produciendo unas condiciones de oxigenación que favorecen infecciones por hongos, protozoos y bacterias que pueden ser muy severas.

Igualmente es necesario tener cuidado con la excesiva exposición de aires acondicionados en espacios cerrados, ya que producen una mayor evaporación de la película lagrimal que protege nuestras conjuntivas y córneas, ocasionando cuadros de queratoconjuntivitis seca. Utilizar lágrimas artificiales, en cualquiera de sus presentaciones, es recomendable en la época estival.

Siempre que observemos irritación ocular, sensación de sequedad ocular, dolor o lagrimeo excesivo es necesario acudir al especialista.

Las patologías oculares que con mayor frecuencia vemos en verano son:

1. Conjuntivitis// queratitis
2. Orzuelos, celulitis preseptales especialmente en niños y ancianos
3. Desprendimientos de Vítreo posterior.

Conjuntivitis

Es una inflamación de las membranas que recubren la superficie interna de los parpados y la superficie anterior de la córnea.

Existen varios tipos de conjuntivitis:

Conjuntivitis alérgica

Frecuentes en épocas de primavera y verano, suele existir una predisposición familiar.
La sintomatología asociada: picor, enrojecimiento ocular, lagrimeo, molestias con la luz.
Las causas: el contacto con agentes llamados alérgenos como pueden ser el polen, el pelo de animales, el contacto con detergente como el cloro en las piscinas etc.

Conjuntivitis bacteriana

Se producen por una injección bacteriana y siempre van asociadas a secreción o legañas (ojo sucio) y puede referir el paciente dolor ocular. Son procesos agudos de menos de tres semanas. 

Conjuntivitis fúngica

Se producen por una infección por hongos y siempre van asociadas a secreción o legañas (ojo sucio) y puede referir el paciente dolor ocular. Son procesos agudos de menos de tres semanas. 

Conjuntivitis vírica

Son las más frecuentes actualmente en las consultas de UCIAS. Están producidas por gérmenes como el Adenovirus, el Herpes simple etc…

Pueden ir acompañadas de procesos gripales o amigdalitis. No suelen ser conjuntivitis muy secretoras (ojos sucio) pero si se acompañan de lagrimeo, fotofobia y sensación constante de cuerpo extraño. En los cuadros más exacerbados podemos encontrar hemorragias conjuntivales, edemas palpebrales, ganglios peri auriculares.
Es una conjuntivitis muy contagiosa.

Conjuntivitis herpética

Suelen haber antecedentes de herpes. Se comportan como una conjuntivitis vírica pero además llevan asociadas lesiones cutáneas (vesículas herpéticas)

Conjuntivitis por moluscum contagiosum

Se observa una gran incidencia de este germen en las piscinas la población que más se afecta son los niños. Aparecen lesiones nodulares, umbilicadas en varias partes del cuerpo, especialmente en la espalda, los brazos y en los párpados.

El tratamiento ha de ser la excéresis de las lesiones.

Fotoqueratitis

Se debe a la irritación o quemadura de la córnea por la radiación ultravioleta del sol.

Orzuelo

Es el resultado de una infección bacteriana aguda de una glándula palpebral.
Tenemos orzuelos externos que afectan a las glándulas de Zeiss. Y orzuelos internos que afectan a las glándulas de Meibonio.

La presentación del orzuelo es la de una lesión nodular dolorosa a la palpación acompañada de edema palpebral y en muchos casos con secreción mucopurulenta.

Celulitis prespetal

Es una inflamación de partes blandas de la órbita, el origen en la mayoría de los casos es por una infección bacteriana. Es especialmente frecuente en niños y ancianos.

En la época estival aumenta su incidencia asociada a cuadros de sinusitis (infecciones o inflamaciones de los senos nasales), dacriocistitis (infecciones de la vía lagrimal), orzuelos, etc.

La sintomatología es sobretodo dolor agudo a la palpación, gran edema de los parpados, fiebre, mal estar del paciente.

Es un cuadro severo, el paciente en la mayoría de los casos debe ser ingresado para someterse a tratamiento con antibioterapia intravenosa y monitorización un mínimo de 48h.

Desprendimiento del vítreo posterior

Cuando el paciente llega a una edad madura el material gelatinoso del vitro puede empezar a colapsarse formando condensaciones. La gelatina colapsada se desprende de la parte trasera del ojo ocasionando lo que nosotros conocemos como desprendimiento de vítreo posterior.
El vítreo es el líquido transparente que llena la cámara anterior y posterior del ojo.

Imagen de Neodoctor.es

Los desprendimientos de vítreo posterior son más frecuentes en:

  1. Miopes
  2. Operados de cataratas 
  3. Pacientes con cuadros inflamatorios en el interior del ojo

La sintomatología más frecuente es la aparición de moscas flotantes súbitas (meodesópsias), centellos de luz (fotópsias) debido a la tracción que produce el vítreo colapsado sobre la retina cuando se está desprendiendo.

La causa de porqué este cuadro se presenta con mayor frecuencia en la época estival se relaciona con los cambios bruscos de luz-oscuridad, los cuales producen una mayor contractura del Cuerpo Ciliar y en consecuencia una mayor tracción del Vítreo.

Siempre debe ser atendido por el especialista de UCIAS. Se debe realizar un control exhaustivo del fondo del ojo (dilatar la pupila) ya que el vítreo y la retina están íntimamente relacionados y en consecuencia tras un desprendimiento de vítreo posterior podemos observar importantes alteraciones en la retina periférica, como pueden ser los desgarros retinianos.

 

Fuente:

Dra. Silvia Alemán

Contenidos relacionados

Te puede interesar