Acceso directo al contenido

¿Orzuelo y manzanilla?

Imprimir

04/10/2018

¿La manzanilla es suficiente para tratar el orzuelo? Ésta es una pregunta mucho más frecuente de lo que cabría esperar acabando ya el decimoctavo año del segundo milenio. Y es una digna representante de la creencia de que la Medicina es un saber popular. Y, ya lo habréis supuesto, no lo es. Que sea el título de uno de nuestros artículos no es más que un homenaje a todas nuestras bisabuelas.

  • Orzuelo y manzanilla

 

Después de la desgraciada "guerra incivil" (como le gusta calificarla el historiador Cronista de Barcelona y grandísimo escritor catalán Lluís Permanyer ) del estado español de los años 1936 a 1939, este país quedó completamente destruido. No había de nada. Y, mucho menos, farmacias.  Así que nuestras bisabuelas hicieron bien en hervir agua y aplicarla a las diferentes afecciones patológicas. Entre ellas, el conocido orzuelo. Este orzuelo no es más que el resultado de una infección, producida por diferentes microorganismos patógenos, de las glándulas palpebrales productoras de grasa, llamadas glándulas de Meibomio. Estas glándulas, distribuidas entre medio de las raíces de las pestañas en el borde libre palpebral, se encuentran en los cuatro párpados, en una media de unas 50 en los superiores y unas 25 en los inferiores.

De hecho, y volviendo al remedio de las bisabuelas, lo de menos era la hierbecilla campestre que añadieran al cazo. Lo verdaderamente importante era que hervían el agua, con lo cual o anulaban o disminuían mucho la capacidad patógena de la gran mayoría de los microorganismos. No acababan con todos, claro, pero sí con la mayoría. Y, a pesar de que ni el mismísimo cazo, ni la cocina, ni las manos de esas fantásticas cuidadoras eran en absoluto estériles, la verdad es que mejoraban las inflamaciones palpebrales causadas por acumulaciones adiposas sobre-infectadas, o sea, los orzuelos.  

En la actualidad, lo que recomendamos a nuestros pacientes es una higiene de párpados adecuada en caso de blefaritis, que suele ser crónica, para que ésta no sea un factor agravante en la génesis de orzuelos. 

Y, una vez diagnosticados éstos, aumentar dichos lavados con suero fisiológico (éste sí que es estéril de verdad) y toallitas palpebrales, a la vez que instilamos colirios y pomadas adecuadas a base de antibiótico y antiinflamatorio durante un tiempo prudencial.

Si, aún y así, no se consigue reabsorber dicho orzuelo, no quedará más remedio que utilizar las diferentes técnicas quirúrgicas.

Como consejo final, seguir siempre un adecuado estilo de vida y la mejor de las higienes oculares posibles, consultando cuanto antes al oftalmólogo ante la menor duda.

Fuente:

Dr. Rafael Vila Silván. Médico Oftalmólogo Cirujano en Admiravisión. Col. 27336.

Contenidos relacionados

Te puede interesar