Acceso directo al contenido

Ojos y embarazo

Imprimir

23/09/2015

Durante el embarazo se producen diversos cambios hormonales en la mujer, que ocasionan modificaciones en todo el organismo, y también en los ojos.

  • embarazada

Cambios oculares durante el embarazo

Estos son los cambios oculares que se producen durante el embarazo:

  • Se produce una disminución de la secreción lagrimal, lo que puede ocasionar molestias por ojo seco. Si usas lentes de contacto, es posible que necesites cambiarlas temporalmente por las gafas.
  • Hay un aumento de la sensibilidad de los ojos a la luz, agravado por el hecho de que las migrañas también son más frecuentes entre las embarazadas.
  • Se produce un aumento del grosor de la córnea, que puede traducirse en un leve aumento de las dioptrías en pacientes con miopía, que normalmente vuelven a los valores anteriores después de la lactancia. Por este motivo no se realiza cirugía refractiva en embarazadas, hasta comprobar la estabilidad de la graduación después de la lactancia.
  • Disminuye la presión intraocular.
  • Puede haber hinchazón de los párpados por las mañanas, por los problemas circulatorios propios asociados a los cambios hormonales.

Precauciones especiales durante el embarazo

Cualquier medicamento administrado por medio de un colirio es absorbido por los capilares de la conjuntiva y pasa a sangre de la madre. A través de la placenta, llega al feto. Por ello no debe ponerse ninguna gota que no sea prescrita por un oftalmólogo. En caso de padecer, por ejemplo una conjuntivitis, el oftalmólogo te indicará un colirio antibiótico que no cause daño al feto.

Es recomendable realizar una revisión oftalmológica durante el embarazo, especialmente si la embarazada ha padecido alguna enfermedad ocular o si sufre alguno de los síntomas comentados anteriormente (sequedad ocular, sensibilidad a la luz o hinchazón de los párpados), puesto que si no son tratados por un especialista, son susceptibles de derivar en enfermedades oculares.

Si, además de hinchazón de las extremidades, frecuente en los últimos meses del embarazo, sufres dolor de cabeza frecuentemente o experimentas visión borrosa o vértigo, acude al ginecólogo y al oftalmólogo para controlar el estado de la tensión ocular y evitar que la hipertensión pueda provocar complicaciones.

Las pacientes que padecen diabetes o hipertensión arterial previa o las que son diagnosticadas durante el embarazo, deben hacer una revisión de fondo de ojo para descartar patologías oftalmológicas. Las embarazadas con problemas previos de diabetes pueden llegar a desarrollar retinopatía diabética.

Si estás embarazada, recuerda:

  • No te administres ningún colirio que no te haya prescrito el oftalmólogo: es un medicamento y podría afectar al feto.
  • Acude al oftalmólogo si sufres sequedad ocular, sensibilidad a la luz o sientes los párpados hinchados. Si padeces diabetes o hipertensión es todavía más importante que pidas visita a tu oftalmólogo.
Fuente:

Dr. F. Antonio Arguedas
Nº Col 433035

Contenidos relacionados

Te puede interesar