Acceso directo al contenido

¿Quieres saber cuál es tu ojo dominante?

Imprimir

02/05/2018

A todos nos resulta sencillo saber de forma más o menos rápida cuál es nuestra mano o nuestro pie dominante, pero no ocurre así con otros sentidos imprescindibles para el ser humano como lo son el oído y la vista.

  • Dominancia ocular

La dominancia de un ojo sobre otro tiene implicación en muchos procesos y situaciones de nuestra vida cotidiana, aunque no seamos conscientes de ello. En las siguientes líneas trataremos de aclarar qué significa tener un ojo dominante y en qué situaciones o casos nos es de gran utilidad en la práctica clínica el estudio en profundidad de ésta condición y sus posibles implicaciones.

¿Qué es la dominancia de un ojo sobre otro?

Podemos hablar con propiedad de dominancia de un ojo sobre el otro, cuando existe algún factor monocular que justifica peor agudeza visual:

  • transparencia de medios
  • anomalías formativas
  • problemas refractivos

Cuando exista alguna patología en uno de los dos ojos, esto provocará:

  • anisometropías (si existe un defecto refractivo sin compensar), 
  • aniseiconías (diferencia del tamaño de imágenes de ambos ojos) 
  • anisoenfermedades oculares, que darán como resultado que unos de nuestros ojos sea dominante en todas las situaciones posibles.

Es necesario distinguir entre dominancia motora y dominancia sensorial.

Dominancia motora

La preferencia ocular hace referencia a la predilección de un ojo respecto del otro para mirar de forma monocular, y los factores motores-musculares son determinantes, por tanto podremos referirnos a ella como dominancia motora.

Métodos para determinar el ojo dominante a nivel motor

Existen varios métodos para determinar cuál es nuestro ojo dominante motor o con qué ojo miraremos preferentemente:

  1. Coge un lápiz y colócalo frente a tu nariz a unos 30-40 cm. Ahora fíjate en algún objeto lejano que se encuentre a unos 3-4 metros de distancia. Alinea el lápiz con el objeto lejano y fijando tu vista en él, cierra alternativamente un ojo y luego otro. Aquél dónde lápiz y objeto queden alineados será tu ojo dominante motor. Éste método fue descrito ya a finales del siglo XVI por Della Porta (1593).
  2. Haz el test del agujero: Necesitarás un papel o una cartulina con un agujero en el centro, o si queremos que persista la binocularidad durante la realización de la prueba, una lámina de plástico semi-transparente. Sosten el papel con las dos manos y mira con los dos ojos a través del aguejero algun objeto que esté situado en el infinito (distancia lejana; a partir de 3-4 metros). Ve acercando el papel hacia tus ojos sin perder de vista el objeto lejano, hasta que puedas determinar con qué ojo lo estás mirando preferentemente.
  3. Una derivada de éste test es realizarlo con las manos, extendiendo los brazos y cruzando las manos de forma que quede un hueco en el centro a través del cual realizaremos la prueba.
  4. Por úlltimo podemos hacer la prueba sujetando una una botella con las dos manos, en la que habremos escrito una letra en la parte posterior. Se trata de identificar lo que hayamos escrito mirando a través del cuello de la botella.

Dominancia sensorial

La dominancia sensorial presupone la binocularidad, es decir, que no exista ninguna enfermedad ocular asociada (anisometropías, ambliopías y/o estrabismos) que pudieran justificar una prevalencia y dirección de un ojo respecto al otro. Ambos ojos tendrán similares condiciones visuales y refractivas, además de cumplir unas condiciones binoculares mínimas cómo la fusión (haplopía= visión simple), en integración cortical de ambas imágenes, y por tanto estereopsis aunque sea de bajo rango.

La dominancia sensorial es determinable clínicamente mediante un estereoscopio con imágenes competitivas en las fóveas de ambos ojos. Esto nos permitirá analizar la eficacia de un ojo trabajando en campo binocular y evaluar cuál de los dos controla la visión binocular. En esas situaciones de rivalidad de la información a nivel cortical de ambos ojos es dónde la dominancia visual se revela más difusa.

Métodos para determinar el ojo dominante a nivel sensorial

A nivel intuitivo nos podemos guiar por:

  • El ojo en el que perdure más tiempo una post-imagen.
  • El ojo cuya imagen es más difícilmente ignorada al realizar microscopía monocular.

Pero en la práctica clínica diaria los tests más comúnmente utilizados y aceptados son dos:

  1. Por una parte aquellos basados en el uso de un filtro rojo para comprobar con qué ojo se percibe el color con más intensidad. 
  2. Por otra, los que emplean una lente oftálmica positiva y que basan su resultado en señalar como ojo dominante sensorial aquel al que la visión a través de dicha lente, le produzca subjetivamente más borrosidad.

Cuándo es importante conocer la dominancia ocular

En la práctica clínica diaria, los campos donde la dominancia ocular es muy tenida en cuenta son:

1- Intervenciones de cirugía refractiva y cataratas.
2- Anomalías de la visión binocular.
3- Estudio de la lateralidad
4- Problemas de aprendizaje.
5- Adaptación de lentes de contacto multifocales.

Cómo vemos hay diferentes métodos para determinar ésta dominancia sensorial y se requiere de material clínico especializado, además de la correcta realización de las pruebas correspondientes y la posterior interpretación y análisis de las respuestas obtenidas.

Esto únicamente estará garantizado si las realiza un profesional oftalmólogo u óptico-optometrista competente en la materia y que disponga del instrumental necesario.

Fuente:

Eduardo S. García Vera

Óptico-optometrista

Nº colegiado: 18117

Contenidos relacionados

Te puede interesar