Acceso directo al contenido

¿Cómo mirar un eclipse solar de forma segura para la vista?

Imprimir

21/08/2017

El eclipse de sol. ¿Cómo, cuándo y por qué?

Cuando la luna se alinea e interpone entre la tierra y el sol, el cielo se oscurece llegando a dar la sensación de nocturnidad en el caso en el que lo hace totalmente.

Para que la luna eclipse el sol es necesario que confluya el hecho de que esté en fase de conjunción inferior (luna nueva), estar próxima a una de sus nodos y tener la misma longitud celeste que el sol. Estas circunstancias pueden tardar entre 200 y 300 años en manifestarse en un mismo territorio, pese a que a lo largo del año se produzcan dos eclipses de sol en distintos lugares del mundo. Como generalmente no tenemos ocasión de desplazarnos al lugar en el que se produce este fenómeno, las pocas veces que está a nuestro alcance, estamos tentados a levantar simplemente la vista para contemplarlo. Sin embargo, el hecho de que no nos moleste a la vista no significa que no la dañe y es imprescindible hacerlo con medidas de protección específicas.

Medidas de protección para contemplar un eclipse de sol

Para contemplar un eclipse de sol con seguridad es necesario utilizar unas gafas especiales con filtros de cristal óptico, de polímero negro metalizado.

La Comunidad Europea ha homologado unas gafas para mirar eclipses que tienen montura de cartón y filtro de tereftalato de polietileno con una opacidad igual o mayor a 5. Los filtros de las gafas ordinarias, incluso las más oscuras, no son seguros. 

Consecuencias de mirar un eclipse de sol sin protección

Cuando hay mucha luz el ojo tiene una protección natural a la entrada de rayos que es el cierre del iris, de la pupila. Durante el eclipse existe oscuridad de manera que este mecanismo no se pone en marcha, al contrario la pupila se abre del todo y entran al interior ocular la totalidad de radiaciones. El simple hecho de mirar un eclipse de sol sin la protección ocular adecuada, pese a no tener la sensación inicial de molestia, puede ocasionar daños de diversa consideración:

Fotoconjuntivitis

Inflamación de la conjuntiva que provoca irritación ocular con enrojecimiento, sensación de arena y como consecuencia un exceso de lágrima.

Fotoqueratitis

Es una inflamación de la córnea debida al exceso de exposición a los rayos UVA y UVB. Esta afección produce enrojecimiento, dolor, sensación de arena en el ojo, elevada hipersensibilidad a la luz (fotofobia) y en muchos casos visión borrosa que puede ser temporalmente incapacitante pero con buen pronóstico.

Heliotraumatismo (quemadura de la retina)

Puede ser potencialmente grave llegando a ocasionar ceguera.En caso de notar visión borrosa o una mancha central, en las 24 a 48 horas posteriores a la contemplación del eclipse, es necesario acudir rápidamente al servicio de urgencias oftalmológicas. 

Existen dos tipos de lesiones: la quemadura retiniana y la fototoxicidad. La segunda es la más frecuente y normalmente reversible aunque existen casos con alteraciones visuales tras 7 meses.

En fases iniciales puede ser importante instaurar tratamiento con corticoides y vasodilatadores para mejorar el edema y aportar mayor oxígeno a la mácula. En fases tardías puede aparecer una cicatriz macular irreversible.

 

  • Eclipse solar
Fuente:

Dra. Zoraida Del Campo

Experta en Córnea

 

Fotografía de National Geographic

Contenidos relacionados

Te puede interesar