Acceso directo al contenido

Deporte y visión

Imprimir

09/04/2018

¿Cómo puede influir el deporte en nuestra visión?

Compra on line un chequeo oftalmológico para deportistas

  • Deporte y visión

Probablemente nunca te lo hayas planteado. Parece que no exista ninguna relación entre hacer deporte y mantener una buena visión. Veamos en las siguientes líneas por qué esto no es así.

Nuestra sociedad está cada vez más concienciada de la importancia de tener unos hábitos de actividad física para lograr buena salud.

Está claramente demostrado que las personas deportistas padecen menos factores de riesgo cardiovascular: hipertensión arterial, diabetes, colesterol, obesidad, estrés y consumo de tabaco.

Los pilares de un organismo sano consisten en que estos factores esten bien controlados.

¿Por qué el deporte es beneficioso también para nuestra visión?

El ojo es un órgano muy sensible a la irrigación vascular. La retina y el nervio óptico reciben la sangre a través de unas delicadas vías de “microcirculación” arterial. La hipertensión arterial está claramente relacionada con graves diagnósticos como la neuropatía óptica isquémica o bien la trombosis venosa retiniana. Estas patologías se presentan de forma súbita y desgraciamente suelen provocar la pérdida de visión de un ojo de forma irreversible.

Diabetes, visión y deporte

La diabetes es la causa de ceguera más importante en edad laboral en nuestro medio. Esto sucede cuando la enfermedad afecta a la mácula, la parte más importante de la retina, provocando un edema macular diabético. Afortunadamente, en los últimos años han aparecido nuevos tratamientos que han mejorado mucho el pronóstico de estos casos pero la clave está en la prevención. Y para ello es fundamental evitar el sedentarismo y la obesidad. ¡Hay que moverse!

Colesterol, visión y deporte

El colesterol se relaciona con la posibilidad de tener “émbolos”, pequeñas partículas de colesterol viajando libres por la sangre. Si un émbolo llega al ojo y provoca una obstrucción de la arteria central de la retina se produce una isquemia que en unas horas puede comportar que esa retina ya no vuelva a funcionar adecuadamente y por tanto se haya perdido la visión de ese ojo.

Tabaco y deporte

El tabaco se ha relacionado también con otra “epidemia” de nuestro medio: la degeneración macular asociada a la edad, pues disminuyendo los antioxidantes favorece que aparezca esta enfermedad. Y el aumento en la esperanza de vida está provocando que cada vez más personas lleguen al final de su vida con una visión precaria debido a este motivo ¡Así que será mejor ir pensando en dejar de fumar!

Apneas, visión y deporte

Otra patología típica de personas con un peso corporal elevado es el síndrome de apneas obstructivas del sueño y se ha relacionado con el glaucoma “normotensional” (de tensión ocular normal). Éste tiene las mismas consecuencias que el típico glaucoma (de tensión ocular elevada) pero su manejo es más difícil.

El deporte es beneficioso practicado con moderación

Así que ya hemos visto cómo el deporte nos va a ayudar a evitar muchas patologías que puedan repercutir seriamente a nuestra visión. También hay que advertir que los excesos no son buenos pues ha surgido una cierta “fiebre” por los grandes retos: maratones, ironmans… El organismo se tiene que adaptar para superar estas largas distancias y esto comporta que típicamente disminuya la frecuencia cardíaca habitual (bradicardia). Ello puede comportar que la perfusión sanguínea no sea la ideal en la ya mencionada delicada “microcirculación” ocular. Además, es normal que durante el ejercicio se produzca hipertensión arterial pero que luego, en estado de reposo, exista en el deportista una tendencia a la hipotensión arterial. Todos estos cambios pueden hacer decantar la balanza hacia una situación de paulatina isquemia crónica de la retina y del nervio óptico en particular.

Así que como dijo el filósofo Aristóteles “la virtud está en el punto medio”. Y en este sentido, si dedicamos a hacer ejercicio unos 30 minutos dos o tres veces por semana de forma rutinaria ya habremos alcanzado un gran objetivo.

Además, el concepto de salud va más allá que el del estado físico. Es muy importante la salud mental.

Está demostrado que practicando deporte se reduce el estrés, la ansidedad y la depresión. O sea que nos ayudará a ver las cosas de otra manera.
Fuente:

Dr. Pablo Infiesta

Oftalmólogo

Contenidos relacionados

Te puede interesar