Acceso directo al contenido

¿Es seguro comprar lentes de contacto on line?

Imprimir

28/03/2019

Especialidades:
Patologías:
Etiquetas:
  • Lentillas

¿Comprar lentes de contacto on line?

Hoy en día han surgido muchas paginas web donde nos ofrecen la posibilidad de comprar nuestras lentes de contacto online sin necesidad de acudir a ningún control o ninguna valoración por parte de un especialista.

A priori podemos pensar en sus beneficios, ahorrarnos tiempo, su precio suele ser más económico y todo resulta más cómodo ya que no nos tenemos que desplazar de casa, pero, la realidad es que las lentes de contacto no dejan de ser un producto sanitario que requiere prescripción y valoración profesional.

La lente de contacto se adhiere a la superficie ocular, por lo que debe adaptarse como un guante. En caso contrario, se producen molestias, que a la larga pueden causar lesiones y rechazo.

Hay que entender que cada ojo tiene sus parámetros específicos, y un mismo tipo de lente se adapta de manera muy diferente en dos personas distintas. Por eso, es fundamental contar con la ayuda de profesionales que nos aconsejen sobre el tipo de lente que mejor nos va, y que nos guíen durante el tiempo de adaptación.

¿Cómo se realiza una buena adaptación de lentes de contacto?

1. Medir la refracción y agudeza visual

Consiste en medir el estado refractivo del ojo, es decir, determinar si el paciente tiene miopía, hipermetropía, astigmatismo y/o presbicia y, así, prescribir la compensación óptica más adecuada. La agudeza visual determina la capacidad para identificar, detectar y discriminar detalles en optotipos (letras, números, figuras,…). De esta forma conocemos la graduación y la máxima visión a la que puede llegar el paciente.

2. Examinar el ojo mediante una lámpara de hendidura

Se trata de un microscopio con luz incorporada y es un aparato fundamental para la exploración del polo anterior del ojo, desde párpados hasta cristalino. Es especialmente útil para la adaptación de lentes de contacto y su posterior seguimiento. Entre otros, permite detectar anomalías o lesiones en la superficie ocular que puedan influir en la adaptación de lentes.

3. Realizar una topografía corneal

Es una prueba clínica no invasiva que reconstruye la forma de la cara anterior y posterior de la córnea, mediante procesos digitales que se traducen en distintos mapas de código de colores. Nos ayuda a analizar si existen irregularidades (como por ejemplo queratoconos, ectasias, altos astigmatismos, deformidades corneales…) y conocer los diferentes grados de curvatura de la cornea (que es la estructura ocular más externa del ojo y responsable de un 70% de su poder refractivo). Esto no ayudara mucho para escoger el tipo de lente de contacto más adecuado y que se adapte mejor a nuestro ojo, indicando los parámetros más idóneos en cada caso.

4. Medir el diámetro horizontal del iris visible (DHIV)

Puede considerarse esta medida como una aproximación valida al diámetro total corneal y es el factor principal a considerar para la elección del diámetro de la lente de contacto.

 

Con esto tenemos un examen correcto para pedir las lentes de prueba e iniciar la adaptación y encontrar la lentilla ideal para cada persona.

En algunos casos, quizás se deberán hacer más pruebas, como por ejemplo la dominancia ocular si hablamos de lentes de contacto multifocales, o pruebas de binocularidad en los casos que las requieran.

Como hemos podido ver no es tan sencillo tener una correcta adaptación de lentes de contacto y siempre debe estar supervisado por un profesional que pueda enseñarnos a utilizar correctamente las lentillas y detectar cualquier posible anomalía ocular a tiempo.

 

 

 

 

Fuente:

Rebeca Colomer

Optometrista

Contenidos relacionados

Te puede interesar