Acceso directo al contenido

¿Cómo afecta a la visión el uso de pantallas?

Imprimir

08/03/2018

  • Mirando el movil

Incidencia de la visualización de pantallas. ¿Uso o abuso?

Actualmente el uso de pantallas se ha extendido en nuestra sociedad llegando de media a 5 horas diarias de uso aproximado como mínimo.

Este hecho ha provocado un aumento en la demanda de atención en los servicios de oftalmología, sobretodo en personas mayores de 45 años.

Algunos estudios demuestran que del 50 al 90% de la población exponen sus ojos a una pantalla más de 3 horas al día. Más aún, hay estudios que demuestran que la prevalencia de la miopía se ha incrementado un 50% en los últimos años coincidiendo con la generalización en el uso de pantallas.

Síntomas que produce el abuso del uso de pantallas

  • Visión borrosa
  • Sequedad ocular
  • Dolor ocular
  • Pesadez
  • Fatiga
  • Fotofobia
  • Cefaleas asociadas al esfuerzo visual.

Causas de los problemas oculares debidos al uso de pantallas

  • Falta de corrección o mal diseño de gafas y lentes de contacto que no responden a las condiciones de trabajo requeridas.
  • Condiciones de trabajo inadecuadas (distancia de trabajo, iluminación).
  • Disminución de la frecuencia del parpadeo (ante la pantalla se pasa de una frecuencia media de parpadeo de 18,5 por minuto a 3,6 por minuto)

Recomendaciones para evitar o reducir las molestias oculares por el uso de pantallas

  • Regla del 20-20-20: apartar la mirada de la pantalla cada 20 minutos durante 20 segundos enfocando a 20 pies (6 metros)
  • Distancia de trabajo: teléfono móvil a 30-35 cm, tablet a 40 cm, ordenador entre 50 y 70 cm. El extremo superior del monitor debe situarse en el eje visual. 
  • Iluminación: trabajar con luz ambiental, eliminar brillo y reflejos, reducir el brillo de la pantalla.
  • Parpadeo voluntario o uso de lágrima artificial para evitar la sequedad ocular.
  • Y, finalmente, realizar revisiones anuales al oftalmólogo sobretodo en caso de padecer defectos refractivos para comprobar la adecuada corrección.
Fuente:

Dra. Noemí Casamajó

Oftalmóloga

Contenidos relacionados

Te puede interesar