Accés directe al contingut

Rehabilitación visual de la ambliopía mediante T.B.I.

Imprimeix

19/11/2012

Compra on line un pack de 4 teràpies de bioestimulació oftàlmica neurocognitiva

  • Ull gandul web
La ambliopía (ojo vago) es una condición visual en la que ciertas neuronas del sistema visual de uno o de ambos ojos (menos frecuente) no se han desarrollado con normalidad sin que exista ninguna patología ocular.
 
Clínicamente se diagnostica por exclusión definiéndose como la condición en la que el ojo con su ametropía corregida con gafas o lentes de contacto solamente puede alcanzar una agudeza visual (AV) igual o menor de 0,67, o cuando entre los dos existe una diferencia de AV de 2 líneas del optotipo de AV estándar.
 
En los casos unilaterales –solamente está afectado uno de los ojos –tapar u ocluir con un parche el ojo con la AV normal ha sido durante muchos años el tratamiento clínico por excelencia de esta condición visual adversa que afecta a la población mundial entre el 1% y el 5%. Este tratamiento es considerado como una terapia pasiva
 
Un segundo tratamiento de la ambliopía unilateral, también considerado como terapia pasiva, consiste en producir la visión borrosa del ojo normal con la aplicación diaria de atropina, un fármaco que paraliza temporalmente el músculo ciliar impidiendo que ese ojo pueda enfocar a ninguna distancia, y también produce una dilatación de la pupila. Al ojo penalizado con atropina se le prescribe una lente de +3D para la visión de cerca.
2
Ambos tratamientos tienen por objetivo obligar al niño a utilizar su ojo ambliope para estimular su retina y vías visuales, y conseguir que el cerebro obtenga una mejor información de ese ojo. Sin embargo, los profesionales no están de acuerdo en el número de horas que debe aplicarse la oclusión del ojo normal aunque los últimos estudios indican que es suficiente la oclusión de 2 horas diarias. El segundo tratamiento tiene grandes inconvenientes puesto que la dilatación del ojo sano puede producir, entre otros efectos, deslumbramiento o fotofobia, aumento de la presión intraocular y en ciertos casos puede producir ambliopía en ese ojo sano penalizado con el fármaco.
 
Un tercer tratamiento consiste en la aplicación de un programa de terapias visuales diseñado para cada paciente. Dentro de los procedimientos que suelen emplearse se encuentra el uso del estimulador fótico intermitente y que suele conocerse como TBI.
El dispositivo pleóptico conocido como TBI (translid binocular interactor) diseñado en 1966 por M.J. Allen, PhD, sigue empleándose para el tratamiento clínico de la ambliopía (ojo vago), supresión de uno de los ojos, fijación excéntrica de uno de los ojos y la correspondencia retiniana anómala. También puede emplearse en casos en donde existen anomalías leves de fusión, de convergencia y de estereopsis.
Según Allen, mediante un multivibrador autónomo un par de pequeñas bombillas transparentes se encienden y apagan a una frecuencia de 7 a 10 ciclos por segundo, destellando a cada ojo alternativamente. Cada bombilla es apoyada suavemente sobre el centro de cada párpado cerrado. Las bombillas reciben energía alternativamente para ofrecer estímulos aislados a los ojos. Después de que la luz atraviese los párpados, el estímulo fótico (fotones de luz) para cada ojo es un campo uniforme de iluminación. La frecuencia de los destellos encaja con la frecuencia del destello conocida para producir una sensación mejorada del brillo, una percepción del color alterada, una agudeza visual modificada, una organización perceptual espontánea dentro de un flujo de formas y colores, y algunos post-efectos perceptuales.
 
La finalidad de este procedimiento es forzar el uso normal de la vía visual desde cada ojo hasta la corteza visual estableciendo una condición estimulante en la que la sucesión de impulsos procedentes de ambos ojos se juntan para formar un flujo continuo, llegando la serie de impulsos de un ojo exactamente fuera de fase con aquella serie procedente del otro ojo. Como se sabe, la intención de este tipo de estimulación es evitar el mecanismo de defensa neural de supresión que ocurriría si los impulsos arribaran simultáneamente o con una cierta alternación en la que el impulso desde un ojo todavía estuviera procesándose cuando llegara el impulso procedente del otro ojo. De esta forma con el método de estimulación fótica alternante e intermitente puede alcanzarse la recepción binocular lo más cercanamente posible sin que se inicie la supresión o la inhibición neural.
El principio de este dispositivo se basa en el fenómeno de la sensación mejorada del brillo de Bartley según el cual se produce un aumento perceptual del brillo al iluminar una superficie de forma intermitente mediante una secuencia de destellos en o cerca del ritmo alfa de nuestro cerebro, en comparación con la percepción experimentada con una iluminación constante de la misma intensidad.
 
Este dispositivo debe ser empleado en pacientes estrábicos con ambos ojos cerrados para evitar el aumento de la adaptación del paciente a su estrabismo. En pacientes que no son estrábicos puede emplearse el dispositivo con los ojos abiertos y con las bombillas a 1cm de los ojos siempre que el grado de binocularidad sea elevado y las imágenes de los filamentos caigan sobre ambas fóveas.
 
La aplicación de este procedimiento ha sido efectiva durante muchos años y cada paciente debe recibir por parte del profesional sanitario instrucciones precisas antes de utilizarlo en su casa.
 
La estimulación fótica intermitente no debe emplearse en pacientes que padecen epilepsia.
 
La FDA que es la administración de alimentos y fármacos de Estados Unidos de América reconoce que el Translid Binocular Interactor (TBI) es un dispositivo médico.
 
Referencia bibliográfica
 
1. Allen, Merrill J. The Bartley phenomenon and visual rehabilitation- a home training technique. Optometric Weekley, 57(30): 21-22, 1966
2. Alpern M., D.B. Flitman, and R.H. Joseph. Centrally fixed flicker thresholds in amblyopia. American Journal of Ophthalmology, 49 (5. Pt II):1194-1202, 1960.
3. Helveston EM, Manthey R, Ellis FD.Photo-induced convulsion after using the translid binocular interactor. Am J Ophthalmol. 1981 Aug;92(2):279-81
Font:

Carlos-Luis SAONA SANTOS
Profesor Titular de Optometría y Contactología desde 1978 en la Escuela Universitaria de Óptica y Optometría de la Universidad Politécnica de Cataluña

Continguts relacionats

Et pot interessar