Acceso directo al contenido

Cirugía refractiva con implante de lentes intraoculares ICL

Imprimir

#liberatedetusgafas

  • #liberatedetusgafas

¿En qué casos está indicado el implante de lentes ICL?

Esta técnica óptima para tratar pacientes jóvenes o con espesores corneales muy pequeños, con miopías o hipermetropías elevadas, que no pueden ser tratados mediante la técnica Lasik.

¿Qué ventajas tiene el implante de lentes ICL?

  • ICL es reversible: A diferencia del láser el tratamiento es reversible, al incorporar una lente no existe la necesidad de alterar ningún tejido ocular, pudiéndose volverse a la situación inicial cuando se desee, posibilitando nuevas técnicas futuras.
  • ICL es calidad de visión: Proporciona la más alta y previsible calidad de visión de cualquier procedimiento refractivo. Obteniendo los porcentajes más altos de satisfacción entre los pacientes y minimizando el riesgo de sequedad ocular secundaria.
  • ICL es invisible, blanda y flexible: Su posicionamiento en el interior del ojo la hace invisible, tanto para el paciente como para su entorno. El paciente no las siente, las disfruta.
  • ICL es la técnica óptima para tratar pacientes jóvenes o con espesores corneales muy pequeños, con miopías o hipermetropías elevadas.
  • La intervención es rápida e indolora: La intervención dura 15 minutos y se realiza con anestesia tópica (gotas), la lente se incorpora a través de una mínima incisión de 3 mm que no requiere puntos y en unas horas el paciente puede volver a casa, realizando vida normal al día siguiente.
  • ICL es rendimiento: 100% Compatible con el deporte profesional, profesiones de alto rendimiento físico (cuerpos de seguridad), profesiones en entornos exigentes: pilotos, buzos, etc….
  • ICL protege contra los rayos UVA (en condiciones normales, no en alta montaña o playa)
  • ICL es biocompatible porque está elaborado con colágeno natural por lo que el ojo lo tolera perfectamente.

 ¿En qué consiste la cirugía refractiva con implante de lentes ICL?

Es una técnica de última generación con la que se obtienen resultados inmediatos y excelentes. 

La intervención consiste en introducir una lente de contacto intraocular flexible entre el iris y el cristalino, por una incisión de 2,8 mm. con anestesia tópica (gotas). Es indolora y lleva unos 8 minutos por cada ojo. NO requiere ingreso hospitalario.

Hasta ahora, las lentes utilizadas eran rígidas, ello implicaba realizar una incisión más amplia, de 6-7 mm, con la posterior necesidad de suturar, 3 - 4 puntos, para cerrar la incisión. Esto obligaba a una anestesia local o general, inducía  un astigmatismo elevado y retrasaba la recuperación visual.

Hace unos años, la indicación era para pacientes que no podían someterse a tratamiento mediante láser excimer (LASIK). Hoy en día, cada vez implantamos más lentes fáquicas ya que presentan ciertas ventajas con respecto a los tratamientos con láser sobre todo en miopes altos. Mejoran la calidad de visión y constituye un proceso totalmente reversible, estos factores hacen que muchos pacientes se inclinen por esta opción.

Existen lentes fáquicas tanto para miopes como para hipermétropes, ICL además presenta lentes que pueden corregir a la vez el astigmatismo. La lente precisa de un mínimo de espacio dentro del ojo donde poder colocarse, este espacio llamado cámara anterior (espacio que existe entre la cornea y el cristalino) es , la mayoría de las veces, mayor en miopes que en hipermétropes. Es por esto que la mayoría de miopes pueden optar a este tipo de cirugía refractiva.

¿Cómo se realiza el implante de lentes ICL?

  1. El  primer paso es desinfectar la zona operatoria mediante povidona yodada o con clorexidina. 
  2. Preparamos el campo quirúrgico y procedemos a la anestesia de la zona mediante el uso tópico de gotas. No precisamos ningún otro tipo de anestesia en la mayoría de nuestras cirugías.
  3. Colocamos la ICL en un inyector capaz de hacer pasar la lente por una incisión de 2,8 mm.
  4. Realizamos una incisión corneal periférica de 2,8 mm
  5. Introducimos una cánula con solución anestésica en la cámara anterior.
  6. Ahora introducimos una sustancia densa (acido hialurónico) con la finalidad de mantener la cámara anterior para poder maniobrar con suficiente seguridad.
  7. Colocamos el inyector sobre el borde de la incisión para inyectar la ICL en el interior del ojo.
  8. Con ayuda de un manipulador acabamos de situar la ICL en la posición deseada con los hápticos detrás del iris.
  9. Limpiamos, mediante una cánula de irrigación-aspiración conectada al facoemulsificador, todos los posibles restos.
  10. Las incisiones se autosellan sin necesidad de suturas.
  11. Colocamos gotas de antibiótico y antiinflamatorio.

¿Qué cuidados son necesarios tras la intervención?

Es aconsejable dejar transcurrir unos días entre la intervención de un ojo y otro.

La recuperación es bastante rápida. En un par de días máximo. 

Este tipo de lentes, igual que el resto, no se degradan, los materiales que se usan son siempre biocompatibles y por tanto no existe reacción alguna del organismo hacia ellas.

Es importante que, además de las indicaciones específicas y particulares de su oftalmólogo, siga las siguientes instrucciones:

Respecto al tratamiento

  1. Lave cuidadosamente sus manos antes de poner cualquier colirio en el ojo.
  2. Puede, si coinciden, ponerse dos clases de colirios al mismo tiempo. Basta que espere un minuto entre ambas aplicaciones.
  3. No debe utilizar, una vez empezado, ningún colirio durante más de cuatro semanas sin comprar un nuevo frasco. No olvide que algunos deben conservarse en nevera (esto está siempre indicado en el envoltorio del producto).

Respecto a sus actividades

  1. Haga vida normal. Puede utilizar el ojo tanto como quiera.
  2. Es importante que no se frote los ojos.
  3. Puede (y debe) lavarse la cabeza y la cara. Los párpados y la piel que rodea al ojo deben estar limpios. Son recomendables los jabones suaves utilizados para los bebés. Tenga solo la precaución de secarse suavemente después.
  4. No se tape el ojo, aunque le resulte más cómodo. El riesgo de infección aumenta con un ojo tapado. Ocasionalmente su oftalmólogo puede recomendarle utilizar por la noche un oclusor rígido fenestrado.
  5. Puede utilizar gafas de sol para salir a la calle, especialmente durante las primeras semanas tras la operación. No solo le servirán para proteger el ojo, sino que le evitarán el deslumbramiento, algo frecuente tras la intervención.
  6. Excepto indicación especial por parte de su oftamólogo, puede dormir en la posición que más le guste, aunque durante los primeros cinco días es recomendable no dormir boca abajo.
  7. Es recomendable también que no se frote los ojos tras la intervención. Por la misma razón es recomendable no pintarse los ojos durante 1 mes.

Contenidos relacionados

Vídeos

Te puede interesar