Acceso directo al contenido

Patologías oculares que limitan la práctica deportiva

Imprimir
  • oct 3d

Patologías oculares que limitan la práctica deportiva

  • Visión monocular: En deportes en los que se requiere una especial destreza visual y una y una correcta esteropsis, el hecho de tener un ojo inoperativo implica una limitación importante. Por otra parte, para aquellos deportes que impliquen un riesgo de accidente ocular, en caso de que se produjese en el ojo sano, el peligro de discapacidad visual aumenta significativamente.
  • Traumatismos oculares previos: Las personas con alta miopía que hayan sufrido una contusión ocular, corren el riesgo de padecer un desprendimiento de retina en caso de recibir un segundo golpe. Por otra parte, cuando se produce un traumatismo ocular, es necesario esperar a que el ojo se recupere por completo antes de reiniciar la actividad deportiva y no es, en absoluto recomendable, utilizar colirios anestésicos para remprenderla prematuramente porque ello implica un riesgo de debilitación del tejido ocular que puede motivar una lesión posterior. Ello es especialmente significativo en deportes realizados en atmósferas con alta presión como pueden ser el submarinismo o la alta montaña. La protección ocular es la mejor prevención del traumatismo.
  • Glaucoma: al reducir el campo visual, limita a quienes practican deportes que requieren tener una correcta visión periférica
  • Cataratas: la opacidad del cristalino reduce la sensibilidad al contraste representando una limitación en caso de deportes que se practiquen en malas condiciones de iluminación.

Contenidos relacionados

Te puede interesar