Acceso directo al contenido

La cirugía reparadora de la órbita y de la vía lagrimal

Imprimir
  • Órbita Ocular

Patología de la vía lagrimal

Las alteraciones en las vías lagrimales pueden producir infecciones y abscesos. Normalmente el paciente consulta por lagrimeo de larga evolución. Para mejorar el lagrimeo y las infecciones utilizamos diferentes procedimientos, que van desde la colocación de sondas hasta la apertura quirúrgica de una nueva vía de paso de la lágrima.

En función del tipo de obstrucción y tras una exhaustiva exploración médica, le ofreceremos la mejor solución (cirugía, láser, cateterismo…)

Patología orbitaria

El problema más frecuente en la órbita es la afectación tiroidea en la que el ojo tiende a salir de su posición normal, presionado por las estructuras que están detrás de él. Si el paciente lo desea se puede re-posicionar el globo ocular mediante técnicas quirúrgicas en las que se elimina la grasa y / o hueso. Estas técnicas quirúrgicas denominadas descompresiva se realizan con anestesia general, y el postoperatorio suele ser indoloro y recuperación total a las pocas semanas.

Otras afectaciones orbitarias menos frecuentes son las tumoraciones, que pueden dar como sintomatología la visión doble o incluso la pérdida visual. En estos casos será necesario a veces trabajar con un equipo multidisciplinar junto a neurocirujanos o otorrinolaringólogos.

Cuando se pierde un ojo, se pierde una parte de nosotros íntimamente relacionada con la imagen personal. Por lo tanto, es un tema muy sensible. En estos casos, tenemos al alcance una gran cantidad de técnicas tales como los implantes de prótesis entre otras opciones que nos ayudan a que el paciente recupere su aspecto y su autoestima.

Contenidos relacionados

Vídeos

Te puede interesar