Acceso directo al contenido

Preguntas más frecuentes

Imprimir
  • ¿Por qué cambia el aspecto estético de los ojos? 

    El envejecimiento cambia el aspecto de los ojos y con él, lo que expresan. Con el paso del tiempo se produce un exceso de piel, músculo y grasa en los párpados dando lugar a las conocidas arrugas y bolsas. Además la piel y los tejidos del párpado pierden elasticidad. En casos severos, el exceso de piel puede caer sobre las pestañas y reducir el campo de visión.

    Estos cambios alteran la expresión facial y provocan una mirada más cansada y triste.

  • ¿Cómo se pueden rejuvenecer los ojos?

    La cirugía que moldea los párpados se llama blefaroplastia. Con esta cirugía se elimina el exceso de piel, músculo y grasa. Puede realizarse tanto en el párpado superior como en el inferior. Habitualmente se realiza bajo anestesia local con sedación y sin ingreso hospitalario.

    La cirugía no elimina las arrugas perioculares como las “patas de gallo” o las localizadas en el entrecejo. Estas arrugas se corrigen con toxina botulínica de forma segura y eficaz.

    El primer paso será realizar una primera visita con el cirujano.  En esta primera visita se realiza una historia clínica para conocer el estado general de salud, una exploración de la visión y de los ojos, y un estudio de los párpados. Será útil poder disponer de alguna foto de cuando era más joven, para que el cirujano pueda entender mejor qué cambios han ocurrido con el paso del tiempo y poder ofrecer una cirugía más personalizada y natural. Después paciente y cirujano participarán en un diálogo para conciliar las expectativas iniciales con las posibilidades reales y valorar la relación entre los beneficios y los riesgos.

    Te ofrecemos una cirugía personalizada para corregir los cambios provocados por el paso del tiempo sin cambiar tus rasgos de siempre. Te verás y te verán más joven, pero no diferente.

  • ¿Quedan cicatrices visibles?

    La cicatriz quirúrgica no será visible. En el párpado superior la cirugía se realiza a través de una incisión en un pliegue natural que ocultará la cicatriz. En el párpado inferior se realiza por dentro del párpado, a través de la conjuntiva.

  • ¿Qué enfermedades aumentan el riesgo de la cirugía?

    Antes de plantear la cirugía debe existir un correcto control de enfermedades como la hipertensión arterial y la diabetes, y problemas de corazón o respiratorios. Debe valorarse cada caso individualmente.

    También es importante valorar enfermedades previas de los ojos, sobre todo la oftalmopatía asociada al tiroides y el Síndrome de ojo seco, además de otros problemas de la superficie ocular.

    Algunas personas además del exceso de piel y grasa, presentan una caída del párpado por debilidad del músculo que abre el ojo o por laxitud del tendón de este músculo. En estos casos, debe asociarse cirugía sobre el músculo elevando el párpado para conseguir un buen resultado funcional y estético.

  • ¿Cómo es el día de la cirugía?

    Acudirá al quirófano en ayunas, con las pruebas preoperatorias, sin maquillaje ni joyas. Ya en el quirófano, el anestesista le pondrá una medicación para que no le moleste la inyección del anestésico local y para que esté tranquila y relajada durante la cirugía. La cirugía dura entre 1 y 2 horas. Una hora después de la cirugía podrá regresar a casa. Al alta, recibirá por escrito la medicación y los cuidados del postoperatorio.

  • ¿Cómo es el postoperatorio?

    Los 3 primeros días deberá realizar reposo relativo con la cabeza elevada y evitar los esfuerzos. Durante estos primeros días deberá aplicar frío local varias veces al día, tomar la medicación prescrita y realizar las curas tal como le ha explicado su médico.

    Podrá leer y ver la televisión ya los primeros días, cuidando de mantener una buena lubricación ocular con las lágrimas artificiales y las pomadas que le ha pautado su médico.

    Los hematomas suelen desaparecer en 2 semanas. El edema puede tardar hasta un mes en desaparecer. Podrá reincorporarse a su trabajo en 1 semana.

    Durante los primeros meses tras la cirugía le aconsejamos usar gafas de sol y cremas de protección solar cuando se exponga al sol.

  • ¿Qué es la toxina botulínica? 

    ¿Cómo actúa? ¿Existen complicaciones?

    Es una toxina producida por una bacteria, “Clostridium Botulínum”. Aunque en dosis altas puede provocar la conocida enfermedad del botulismo, utilizada en pequeñas dosis tiene múltiples usos en medicina con importantes beneficios y mínimos riesgos, sobre todo en el campo de la oftalmología y la neurología.

    La toxina inyectada en los músculos perioculares en determinados puntos provoca la relajación de estos músculos, evitando la formación de arrugas con la expresión facial. Los mejores resultados se consiguen adaptando el número y localización de los puntos de inyección a cada caso particular. Personalizar el tratamiento permite conseguir un resultado más natural, evitando efectos indeseables y una cara demasiado inexpresiva.

    Como cualquier acto médico no está exento de posibles complicaciones derivadas del efecto sobre otros músculos, como los que utilizamos para abrir y cerrar los ojos. La mejor manera de evitar los efectos indeseables es que la técnica la realice un profesional especializado y con experiencia. En manos profesionales es un tratamiento muy seguro y eficaz.

  • ¿A qué edad se recomienda su uso?

    La mayoría de los pacientes se encuentran entre los 40 y los 70 años, pero puede utilizarse con seguridad a partir de los 30 años en personas que tienden a contraer en exceso los músculos cuando leen, conducen o se exponen al sol, para prevenir la formación de las arrugas perioculares.

  • ¿Es un tratamiento doloroso?

    Se realizan pequeñas inyecciones con un aguja muy fina que minimiza el dolor. Según  la sensibilidad de cada persona puede resultar más menos molesto. Para aliviar la pequeña molestia de la inyección puede utilizarse una crema anestésica aplicada media hora antes. El procedimiento se realiza de forma ambulatoria y dura unos 10 minutos.

  • ¿Existen contraindicaciones?

    No debe utilizarse en mujeres embarazadas ni en periodo de lactancia. Tampoco se puede utilizar en pacientes con enfermedades o infecciones de la piel que afecte a la región periocular y enfermedades neuromusculares excepto en el blefaroespasmo.

Te puede interesar