Acceso directo al contenido

Contactología Clínica

Imprimir
  • Caja lentes contacto Admiravisión

Las Lentes de Contacto: una opción cada vez más extendida

Las lentes de contacto, al contrario de lo que mucha gente cree, tienen más de cien años de existencia. Los avances tecnológicos en este campo han permitido el aumento significativo de sus cualidades, ofreciendo una amplia variedad de lentillas que podemos encontrar actualmente en el mercado.

El uso de lentes de contacto está cada vez más generalizado en nuestro país y son muchos los usuarios que optan por prescindir de sus gafas por una cuestión de estética o comodidad.
Se utilizan principalmente para corregir defectos refractivos como la miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia; pero también pueden servir para disminuir aberraciones o irregularidades corneales.

Si eres nuevo en este campo recomendamos que tu primer paso sea ponerte en contacto con un profesional de la visión. El encargado de prescribir y proveer dicho producto debe ser un óptico-optometrista (contactólogo) que evaluará tus necesidades visuales, salud ocular, lágrima y parámetros corneales (radio de curvatura, diámetro, etc.) para encontrar la lente que mejor se adapte a ti.

La clave para que las lentes de contacto resulten cómodas y prácticas es una buena adaptación, un uso correcto y seguir unas medidas básicas de higiene y conservación que permitan mantenerlas en perfecto estado.

Actualmente en el mercado existe un amplio abanico de lentillas que podemos clasificar en función de:

• Materiales
• Tiempo de uso y frecuencia de reemplazo
• Diseño

Tipos de lentes de contacto según el material de que están compuestas

Lentes de contacto blandas

Son las más conocidas y ampliamente extendidas entre la población. Están hechas de plásticos hidrofílicos, llamados hidrogeles y cubren toda la cornea. Tienen un porcentaje acuoso que puede variar entre 37% y 80%. Un ejemplo son las lentes de hidrogel de silicona que transmiten más oxígeno al ojo y por tanto pueden usarse durante más horas.

Lentes de contacto rígidas-semirígidas (RPG)

También conocidas como lentes de contacto permeables al gas. Están constituidas por plástico rígido, no contienen agua y son recomendables para pacientes con astigmatismos elevados, o corneas irregulares (como por ejemplo el queratocono). Son de diámetro pequeño y dan mejor visión que las blandas. Tienen mayor duración y un mantenimiento más sencillo que las lentes blandas, debido a que el material es más resistente a depósitos de lípidos y proteínas de la lágrima. Por el contrario el periodo de adaptación es prolongado ya que, por ser rígidos, constituyen un cuerpo extraño al que el ojo debe habituarse.

Lentes de contacto híbridas

Son una mezcla entre los dos tipos anteriores. Tienen un centro óptico hecho de un material de la lente rígida, rodeada por una zona de material de la lente blanda para mayor comodidad. Suelen ser para pacientes que no consiguen adaptarse por geometría o características corneales especiales.

Lentes de contacto esclerales

Son las que presentan un diámetro mayor, recomendadas para pacientes con problemas de sequedad ocular.


Tiempo de uso y frecuencia de reemplazo de las lentes de contacto

Lentes de contacto desechables

Diarias

Se usan durante un solo día (u horas) y después deben desecharse. No necesitan soluciones de mantenimiento ni estuche donde guardarlas. Un inconveniente de dichas lentes es que no se pueden personalizar ya que sus parámetros son estándares y limitados.

Ideales para un uso puntual, y para realización de actividades deportivas. También para pacientes con alergias y tendencia a acumulación de depósitos en las LC.

Mensuales

Tienen una duración de 1 mes, durante el cual se pueden usar las veces que uno quiera. Al finalizar el mes se deben reemplazar con un nuevo par. Deben quitarse antes de ir a dormir, limpiar y almacenar, con lo cual, a diferencia de las lentes diarias, necesitan solución única y un estuche para guardarlas.

Quincenales

Se reemplazan cada 15 días.

Trimestrales

Se reemplazan cada 3 meses.

Lentes convencionales

Se reemplazan cada año. A parte de conservarlas en solución única, se recomienda usar jabones y soluciones especiales para su correcta desinfección y limpieza, ya que pueden presentar depósitos lipídicos o proteicos presentes en la lágrima.

Lentes de uso prolongado

Este tipo de lente de contacto puede utilizarse de forma continuada (24 horas) hasta 30 días seguidos. Son de hidrogel de silicona y permiten el paso de gran cantidad de oxígeno. Es importante recordar que el tiempo de uso puede variar dependiendo del tipo de lente y del usuario. Un ejemplo de este tipo de lentes son las utilizadas mediante la técnica de la ortoqueratología (u orto-K), se utilizan únicamente durante la noche y mediante la deformación corneal, corrigen el defecto refractivo de forma temporal.


Tipos de lentes de contacto según su diseño

Lentes de contacto monofocales

Esféricas

Corrigen la miopía y la hipermetropía.

Tóricas

Corrigen la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo a partir de -0.75 dioptrías. Suelen tener un precio más elevado que las esféricas.


Lentes de contacto multifocales

Cubren la graduación para todas las distancias, corrigiendo la miopía y la hipermetropía junto con la presbicia. Con frecuencia, la calidad visual no es tan buena como con las gafas progresivas quedando penalizada alguna de las distancias. Por esa razón requieren de una buena adaptación para elegir la que mejor se adapte a cada necesidad.

Tóricas

Corrigen a la vez el astigmatismo.

Lentes de contacto especiales

Lentes de contacto terapéuticas

Se utilizan para el tratamiento de determinadas patologías oculares. Se utilizan como un “vendaje ocular” que protege la superficie del ojo dañado, evitando así que roce con el párpado, aliviando del dolor y permitiendo la regeneración corneal. Indicadas en casos de úlcera corneal, extracción de cuerpos extraños, degeneraciones corneales, etc.

Lentes de contacto cosméticas

Son las utilizadas para cambiar el color o la forma del iris, zona pigmentada del ojo. Las de color pueden a la vez corregir defectos refractivos.

Lentes de contacto en niños

No existe una edad mínima para el uso de lentes de contacto. En niños muy pequeños se suelen usar principalmente para el tratamiento de ambliopías y a partir de cierta edad para prescribir errores refractivos. La condición no es la edad mínima sino el perfil y personalidad de cada niño. Se necesita mucha responsabilidad e higiene para la manipulación de las lentillas y se tiene que instruir muy bien a los niños, ya que tendrán que saber manipular-las de manera autosuficiente.

El optometrista realiza un estudio de la refracción (graduación) y de la fisiología ocular (lágrima,…) y propone al paciente apto, las lentes de contacto que mejor se adaptan a sus características. Posteriormente, encarga al proveedor las lentes de contacto y las entrega al paciente, tras una o más sesiones adaptación a su uso y formación en su manejo, destinadas a asegurarse de que el paciente ha aprendido a colocarse y utilizar las lentes de contacto correctamente y así evitar posibles erosiones de córnea, producidas por un uso inadecuado.

Trabajamos con las mejores marcas en lentes de contacto, que cuentan con certificaciones de calidad acreditadas, a precios asequibles y con la confianza que aporta el asesoramiento profesional experto.

Servicio de contactología Admiravisión

El optometrista realiza un estudio de la refracción (graduación) y de la fisiología ocular (lágrima, ...) y propone al paciente apto, las lentes de contacto que mejor se adaptan a sus características.

Posteriormente, encarga al proveedor las lentes de contacto y las entrega al paciente, después de una o más sesiones adaptación a su uso y formación en el manejo, destinadas a asegurarse de que el paciente ha aprendido a colocarse y utilizar las lentes de contacto correctamente y así evitar posibles erosiones de córnea, producidas por un uso inadecuado.

Trabajamos con las mejores marcas en lentes de contacto, que cuentan con certificaciones de calidad acreditadas, a precios asequibles y con la confianza que aporta el asesoramiento profesional experto.

Contenidos relacionados

Te puede interesar