Acceso directo al contenido

La operación de cirugía refractiva paso a paso

Imprimir

Tres técnicas distintas, tres procesos diferentes

Proceso básico de LASIK.

El  primer paso es desinfectar la zona operatoria mediante povidona yodada o con clorexidina. Preparamos el campo quirúrgico y procedemos a la anestesia de la zona mediante el uso tópico de gotas.

  1. Colocamos el anillo de succión sobre el globo ocular.
  2. Se crea un disco corneal incompleto mediante un láser de femtosegundo. Este proceso puede ser mínimamente molesto pero no doloroso.
  3. Retiramos el disco corneal y comenzamos el tratamiento con láser EXCIMER, éste proceso es totalmente indoloro.
  4. Limpiamos la zona de posibles restos y reposicionamos el disco.
  5. Incrementamos la adhesión del disco mediante el secado de la interfase.
  6. Colocamos gotas de antibiótico y antiinflamatorio.

Proceso básico de PRK.

El  primer paso es desinfectar la zona operatoria mediante povidona yodada o con clorexidina. Preparamos el campo quirúrgico y procedemos a la anestesia de la zona mediante el uso tópico de gotas.

  1. Retiramos el epitelio corneal (son solo 50µ).
  2. Comenzamos el tratamiento con láser EXCIMER.
  3. Colocamos una lente de contacto terapéutica para disminuir el dolor postoperatorio y acortar el tiempo de cicatrización.
  4. Limpiamos la zona de posibles restos.
  5. Colocamos gotas de antibiótico y antiinflamatorio.

Proceso básico de ICL.

El  primer paso es desinfectar la zona operatoria mediante povidona yodada o con clorexidina. Preparamos el campo quirúrgico y procedemos a la anestesia de la zona mediante el uso tópico de gotas. No precisamos ningún otro tipo de anestesia en la mayoría de nuestras cirugías. 

  1. Colocamos la ICL en un inyector capaz de hacer pasar la lente por una incisión de 2,8 mm.
  2. Realizamos una incisión corneal periférica de 2,8 mm
  3. Introducimos una cánula con solución anestésica en la cámara anterior.
  4. Ahora introducimos una sustancia densa (acido hialurónico) con la finalidad de mantener la cámara anterior para poder maniobrar con suficiente seguridad.
  5. Colocamos el inyector sobre el borde de la incisión para inyectar la ICL en el interior del ojo.
  6. Con ayuda de un manipulador acabamos de situar la ICL en la posición deseada con los hápticos detrás del iris.
  7. Limpiamos, mediante una cánula de irrigación-aspiración conectada al facoemulsificador, todos los posibles restos.
  8. Las incisiones se autosellan sin necesidad de suturas.
  9. Colocamos gotas de antibiótico y antiinflamatorio.

Contenidos relacionados

Te puede interesar