Acceso directo al contenido

Defectos refractivos

Imprimir

Miopía, hipermetropía y astigmatismo

Existen diversas patologías que dificultan al ojo enfocar las imágenes del exterior en la retina, son los denominados defectos refractivos: miopía, hipermetropía y astigmatismo.

Miopía

Cuando el ojo es más largo de lo normal o la córnea demasiado curva, los rayos de luz convergen y se enfocan antes de llegar a la retina, creando una imagen borrosa, principalmente de lejos.

 

El ojo miope tiene una potencia dióptrica excesiva y la imagen que se forma sobre la retina está desenfocada. La operación de miopía corrige el exceso de poder dióptrico y hace que se formen imágenes correctamente enfocadas sobre la retina.

Las operaciones láser de miopía reducen un poco el grosor de la parte central de la córnea para aplanar ligeramente su curvatura y de esta manera corregir el exceso de potencia dióptrica. Si se tiene una graduación demasiado alta o la córnea es muy delgada es preferible la operación de miopía mediante lente intraocular, en este caso el exceso de potencia dióptrica se neutraliza implantando una lente de potencia negativa.

El oftalmologo decidirá el tipo de operación de miopía más conveniente para cada paciente, en base al número de dioptrías, el grosor de la córnea y otros factores anatómicos que serán cuidadosamente valorados en una minuciosa exploración oftalmológica.

 

Hipermetropía

En este caso los rayos de luz convergen detrás de la retina debido a que el ojo es más corto de lo normal o la córnea demasiado plana, dando lugar a una imagen borrosa principalmente de cerca.

 

La operación láser hipermetropía aumenta la curvatura central de la córnea tallando unas micras de tejido en la parte periférica de la zona óptica. Cuando la graduación es muy alta o la córnea es delgada es preferible la operación de hipermetropía mediante lente intraocular. Después de realizar un chequeo oftalmológico completo nuestro oftalmólogo decidirá el tipo de operación de hipermetropía más conveniente para su caso.

 

Astigmatismo

Cuando la córnea está más curvada en un eje que en otro, provoca una visión borrosa a cualquier distancia. Puede presentarse sola o asociada a la miopía o la hipermetropía.

 

La operación de astigmatismo corrige estas diferencias de curvatura para que se formen imágenes correctamente enfocadas en la retina. La cirugía de astigmatismo con láser aplana ligeramente el meridiano más curvado de la córnea, reduciendo el grosor de la parte central de dicho meridiano.

Si el astigmatismo es intenso la operación de astigmatismo con láser también aumenta la curvatura del meridiano más plano de la córnea, reduciendo el grosor de la parte periférica de dicho meridiano.

Contenidos relacionados

Te puede interesar