Acceso directo al contenido

¿Se opera el Glaucoma Ocular en España?

Imprimir

21/07/2009

El glaucoma es una neuropatía que consiste en la pérdida continuada de la capa de fibras nerviosas de la retina, junto a una excavación y palidez de la pupila, acompañados de defectos en el campo visual.

Especialidades:

La presión intraocular es el primer dato alarmante y suele estar por encima de 20 mm de Hg aunque también existen glaucomas con cifras tensiónales normales. Es la combinación de los signos y síntomas anteriormente mencionados los que conducen al diagnóstico de glaucoma.

La prevalencia del glaucoma se sitúa en España entre el 1,4 y el 2% de la población por encima de los 40 años aumentado aún más en mayores de 60 años. Es la primera causa de ceguera irreversible en el mundo después de la retinopatía diabética.

Los antecedentes familiares se consideran un factor de riesgo importante en el glaucoma, cifrándose en un 5-18% el riesgo de padecerlo si el individuo presenta antecedentes familiares de primer grado. En las personas de más de 60 años la prevalencia se multiplica por 8. Es por esto que, como la enfermedad cursa de forma totalmente silente hasta fases muy evolucionadas, las personas mayores de 40 años deben efectuar una revisión oftalmológica para descartar esta patología, especialmente aquellos que presenten antecedentes familiares.

Es una enfermedad silente y lentamente progresiva que cursa casi sin síntomas hasta fases evolucionadas en las que se reduce el campo visual de forma tan importante que el enfermo es consciente de su déficit, al tropezar con elementos de su propio domicilio.

Muchos pacientes acuden al oftalmólogo alarmados por presentar un dolor ocular que frecuentemente son migrañas y que atribuyen a un incremento de la presión intraocular. Un aumento de presión sólo produce síntomas si aparece de forma aguda, presentando el paciente disminución de la agudeza visual, visión de halos de colores alrededor de las luces, dolor ocular severo, hiperemia ciliar, edema corneal, midriasis media paralítica y síntomas vegetativos como nauseas, vómitos, etc.

Evolución terapéutica

Si bien el tratamiento ha sido generalmente tópico mediante colirios, en los últimos cinco años ha habido un incremento de la actividad quirúrgica antiglaucomatosa. Podemos decir que los colirios que facilitan el flujo del liquido responsable de la presión ocular (humor acuoso) a través de la pared externa del ojo (esclera) han sido los inductores de una plétora de técnicas denominadas en general como “cirugía no perforante”, la cual pretende facilitar la salida de este liquido, ya sea por la propia pared o a través de mecanismos como el T flux, Snopper, etc. cuya finalidad es pseudovalvular.

Así, pues, la respuesta a la pregunta del encabezamiento es sí, el glaucoma se puede operar como alternativa al tratamiento indefinido con colirios y, de hecho, la mayoría de centros como los nuestros en los que hay diferentes subespecialidades, ya se están operando por los oftalmólogos glaucomatólogos. Es una cirugía similar a la de la catarata en cuanto a tiempo, analgesia, anestesia y recuperación, lo que la hace muy asequible y poco problemática.

También es cierto que es una intervención quirúrgica y, como tal, sujeta a posibles complicaciones, aunque éstas sean mínimas o poco frecuentes, en contraposición a la clásica trabeculectomia en la cuál son relativamente frecuentes.

¿Y todas van bien? Este tipo de cirugía adolece del defecto de no ser “pan para todos” y existe un porcentaje de pacientes, en torno al 38%, que tras la cirugía han de seguir con gotas ya que no es suficiente esta técnica para solventar su problema, requiriendo otro tipo de cirugías más complicadas.

Para finalizar, señalar que, además de un avance espectacular en el diagnóstico del glaucoma, éste ha ido acompañado de uno aún mas importante como es la cirugía no perforante del glaucoma.

Contenidos relacionados

Te puede interesar