Acceso directo al contenido

Conjuntivitis alérgica. Causas, síntomas y tratamiento

Imprimir

15/02/2012

La conjuntivitis alérgica es una inflamación de la conjuntiva (la membrana que recubre la superficie ocular y el interior de los párpados) causada por una respuesta excesiva de nuestro organismo frente a un agente externo (alérgeno) que afecta a un 25% de la población general.

Especialidades:
Etiquetas:

¿Qué es la conjuntivitis alérgica?

La Conjuntivitis Alérgica es una inflamación de la conjuntiva (la membrana que recubre la superficie ocular y el interior de los párpados) causada por una respuesta excesiva de nuestro organismo frente a un agente externo (alérgeno) que afecta a un 25% de la población general.

Puede presentarse sola o acompañada de otras enfermedades alérgicas como la rinitis alérgica, la bronquitis asmática o el eczema.

Alérgenos más frecuentes

Los alérgenos que más a menudo causan conjuntivitis alérgicas en España son:

  • Los pólenes: gramíneas y olivo (entre abril y junio), parietaria (hasta septiembre), ciprés…
  • Ácaros del polvo.
  • Pelo y descamación de animales domésticos.
  • Hongos.
  • Cosméticos.
  • Antibióticos: penicilinas, sulfonamidas, estreptomicina…

¿Por qué se produce la conjuntivitis alérgica?

Cuando los ojos están expuestos a un alérgeno, el sistema inmune lo detecta y se desencadena una respuesta inflamatoria que activa ciertas células (eosinófilos, mastocitos y otras) provocando la liberación de sustancias (IgE, histamina,…) responsables de la aparición de los signos típicos de la conjuntivitis alérgica.

¿Padezco conjuntivitis alérgica? Los síntomas

La conjuntivitis puede ser estacional (solo en algunos meses del año) o perenne (durante todo el año). Habitualmente es bilateral y presenta los siguientes signos y síntomas:

Picor en el ojo por conjuntivitis alérgica

  • Picor (signo más característico).
  • Ojo rojo.
  • Lagrimeo.
  • Secreción acuosa algo mucosa.
  • Edema palpebral.
  • Fotofobia (sensibilidad a la luz).
  • Sensación de cuerpo extraño en el ojo.

Cómo se diagnostica la conjuntivitis alérgica

Para su diagnóstico se tienen en cuenta tanto los síntomas que presenta el paciente como la exploración oftalmológica:

  • Síntoma principal: picor.
  • Exploración en la lámpara de hendidura: vasos conjuntivales dilatados, papilas subtarsales (pequeñas sobreelevaciones de la mucosa interior de los párpados), queratitis,…

Una serie de pruebas complementarias podrían ayudar a confirmar el diagnóstico y descubrir el agente causante:

  • Frotis conjuntival: aumento de eosinófilos.
  • Estudio de la lágrima: aumento de la IgE.
  • Analítica completa: aumento de eosinófilos e IgE.
  • Prueba de provocación conjuntival: se aplica el alérgeno sospechoso sobre una de las conjuntivas y se compara con la otra.
  • Pruebas cutáneas: reproducir en la piel el efecto que tienen ciertos alérgenos en la zona donde se produce la alergia.
  • Prick test para las pruebas de alergia: se realiza una pequeña punción a través de una gota del alérgeno depositada en la piel, normalmente en la superficie interna del antebrazo; a los 15 minutos, se realiza la lectura buscando áreas de enrojecimiento, hinchazón y picor, provocadas por el alérgeno causal.

Tratamiento de la conjuntivitis alérgica

Medidas generales:

  • No frotarse los ojos, ya que puede empeorar el picor.
  • Higiene palpebral con soluciones salinas estériles y jabones de pH neutro.
  • Uso de compresas frías.

Tratamiento médico, normalmente de forma tópica en colirios o pomada:

  • Antiinflamatorios no esteroideos.
  • Corticoides tópicos.
  • Antihistamínicos (también por vía oral).
  • Lágrimas artificiales.

El tratamiento generalmente alivia los síntomas, sin embargo, la condición tiende a reaparecer si continúa la exposición a los agentes irritantes.

Prevención de la conjuntivitis alérgica

El mejor tratamiento es evitar la exposición al alérgeno, lo que no siempre es posible. Una serie de medidas a tener en cuenta son:

  • Higiene del hogar, preferiblemente con aspiradora.
  • Colchones y ropa de cama sintéticos.
  • Evitar alfombras, cortinas y peluches.
  • Filtro antipolen en el coche y mantener ventanillas cerradas durante el viaje.
  • Cerrar las ventanas de casa los días de viento.
  • Evitar animales domésticos.
  • Durante las crisis, no usar lentes de contacto, mejor las gafas.
  • Vigilar con los perfumes y maquillajes.
  • Lavar los ojos con suero fisiológico estéril y no con otras sustancias.

Contenidos relacionados

Te puede interesar